La Inversión

Publicada en Publicada en Pulso Económico (Reforma)

INEGI dio a conocer la inversión fija bruta (IFB) de junio, que disminuyó -1.0 por ciento respecto al mes anterior, por lo que se ubica -1.0 por ciento por debajo del nivel de hace un año. La disminución provino básicamente de una caída de -5.3 por ciento en la compra de maquinaria y equipo de origen importado. Sin embargo, tanto la compra de maquinaria en general y la construcción se ubican por debajo de los niveles de hace un año. El hecho de que la inversión disminuye es mala noticia, pues es un componente crucial del PIB.

En 2015 la IFB registró un avance de 4.3 por ciento, la mejor tasa para un año en lo que va el sexenio. No obstante, en 2016 se frenó al crecer tan solo 0.1 por ciento. Al inició del año, la expectativa para 2017 no era bueno, ya que se estimaba que podría registrar una tasa negativa ante las expectativas derivadas de la renegociación del TLCAN y de la llegada de Trump. Dicho y hecho, en el primer trimestre del año disminuyó -0.7 por ciento respecto al anterior. No obstante, la tasa no fue tan negativa como se anticipaba y ahora hay indicios que pudiéramos observar una tasa positiva para el año.

Los datos de la IFB para el segundo trimestre no se conocerán hasta el 22 de septiembre. Sin embargo, los indicadores mensuales dan una señal acerca de su posible evolución. A pesar de la mala noticia de junio, el promedio de abril-junio es 0.5 por ciento superior al promedio de enero-marzo. No obstante, el nivel alcanzado en el segundo trimestre todavía se ubica por debajo de los niveles observados a lo largo del año pasado, por lo que necesitaremos crecer en la segunda mitad del año ¿Será posible?

Para tratar de contestar necesitamos ver el desglose de la IFB. El indicador mensual se divide en dos, la construcción y la compra de maquinaria y equipo. La construcción a su vez se desglosa entre residencial y no residencial, mientras que la maquinaria y equipo tiene dos separaciones, por origen (importado o nacional) y por tipo (equipo de transporte y otros). En el primer trimestre hubo una caída en la construcción, tanto en residencial como no residencial, mientras que disminuyó la compra de equipo y transporte de origen nacional, junto con la compra de maquinaria importada (distinta a transporte). Esto último refleja la terminación del “boom” que tuvo la industria automotriz en los años anteriores. En cambio, para el segundo trimestre vemos caídas solo en la compra nacional de equipo de transporte y la construcción no residencial. Sin que sea una certeza, sabemos que la inversión pública consiste en su mayoría en construcción no residencial, por lo que podemos intuir que la pública sigue cayendo, mientras que la privada da señales de recuperación. ¿Será?

Desafortunadamente, el desglose de la IFB entre pública y privada solo se obtiene en las cifras trimestrales de las cuentas nacionales, por lo que todavía no tenemos esta información para el segundo trimestre. Sin embargo, podemos observar comportamientos muy distintos entre los dos en lo que va el sexenio. La IFB pública no solo ha disminuido cada año del sexenio, sino que su declive ha sido mucho más acentuado en los dos últimos años. Por ejemplo, en 2015 (el mejor año para la IFB total) la pública disminuyó -11.5 por ciento, mientras que la privada creció 8.1 por ciento. En 2016 la pública cayó -9.2 por ciento y la privada avanzó 1.9 por ciento. En el primer trimestre de este año observamos caídas en ambas de -3.7 por ciento y -0.7 por ciento, respectivamente. Utilizando la información mensual para tratar de reconstruir el segundo trimestre, vemos que aumentó la compra de maquinaria y equipo en general, mientras que creció la construcción residencial, ambos componentes mucho más asociado a la inversión privada. En cambio, siga a la baja la construcción no residencial, donde se ubica la mayor parte de la pública.

Los datos sugieren una recuperación en la inversión privada, que es una muy buena noticia. Posiblemente el motivo ha sido el buen avance de las exportaciones manufactureras en lo que va el año. Es difícil pensar que puede mantenerse el ritmo sin que las empresas invierten para mantener y aumentar su capacidad instalada para producir los bienes que exportan. Otra razón es que la precaución exagerada mostrada a principios de año ante la llegada de Trump ha disminuido bastante al encontrar que el perro ladra mucho pero realmente no muerde.