La ENOE al Segundo Trimestre

El INEGI dio a conocer el viernes, 14 de agosto, los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupaci贸n y Empleo (ENOE) al segundo trimestre de 2015. La ENOE tiene entregas mensuales, donde se reportan las tasas de desempleo, participaci贸n laboral y algunas tasas laborales complementarias. Tambi茅n tiene entregas trimestrales, con mayor desglose e informaci贸n. En la entrega trimestral, se traducen las tasas a n煤mero de personas mediante las proyecciones demogr谩ficas del CONAPO. Esto 煤ltimo permite calcular tasas adicionales que enriquecen el an谩lisis del mercado laboral, como la brecha laboral. Tambi茅n incluye la publicaci贸n de datos estrat茅gicos que permiten calcular el ingreso promedio de los trabajadores.

La Brecha Laboral

Recientemente, el Buro Nacional de Investigaci贸n Econ贸mica (NBER) de Estados Unidos public贸 un art铆culo escrito por David Blanchflower y Andrew Levin sobre la aton铆a del mercado laboral y sus implicaciones para la pol铆tica monetaria. En el art铆culo, los autores desarrollan un concepto m谩s amplio que la tasa de desempleo abierto para caracterizar lo que llaman la 鈥渂recha laboral鈥. El concepto proviene de la Conferencia Internacional de Estad铆sticos del Trabajo (CIET) que se efectu贸 en Suiza en octubre de 2013. B谩sicamente consiste en sumar el desempleo abierto, el subempleo (los que trabajan menos horas por razones de mercado) y el desempleo disfrazado (los no ocupados disponibles para trabajar pero que no buscan activamente empleo). Concluyen que es un concepto m谩s robusto para medir la insuficiencia de trabajo en el mercado laboral, ya que no solamente incluye el desempleo abierto, sino los que se consideran desempleados desde otra perspectiva: el subempleo, que son las personas que no encuentran un empleo de tiempo completo, y; el desempleo disfrazado, que son las personas que est谩n clasificados como parte de la Poblaci贸n No Econ贸micamente Activo (PNEA) porque no buscan activamente un empleo, pero que quieren trabajar. Estos 煤ltimos tambi茅n se les conoce como desempleados frustrados, que pudieron haber buscado trabajo en forma activa en un momento dado, pero al no conseguirlo, su b煤squeda se volvi贸 pasivo. Para muchos analistas, estos 煤ltimos son tan desempleados como los que activamente buscan trabajo.

La ENOE reporta 2.288 millones de desempleados en el segundo trimestre de 2015, 4.179 millones de subempleados y 5.884 millones de desempleados disfrazados. La tasa de desempleo abierto del segundo trimestre de 2015 fue 4.35 por ciento, la tasa de subempleo fue 8.30 por ciento y la tasa de desempleo disfrazado (o desempleo pasivo) fue 16.54 por ciento. Si sum谩ramos los tres porcentajes obtendr铆amos 29.19 por ciento, sin embargo, no son tasas que se puedan sumar ya que cada una tiene un denominador diferente. La tasa de desempleo es el porcentaje de la Poblaci贸n Econ贸micamente Activa (PEA) que no tiene ocupaci贸n; la tasa de subempleo es la parte de la Poblaci贸n Ocupada (PO) que trabaja menos horas a la semana; mientras que la tasa de desempleo disfrazado es la parte proporcional de la Poblaci贸n No Econ贸micamente Activa (PNEA) que est谩 disponible para trabajar.

Para sumar los tres componentes tenemos que partir de un denominador com煤n, que ser铆a la Fuerza Laboral Potencial (FLP), que incluye no s贸lo la PEA sino tambi茅n la PNEA Disponible (PNEAD). Mientras que la PEA representa 59.67 por ciento de la poblaci贸n en edad de trabajar (15 a帽os y mayores), la FLP abarca 66.34 por ciento, es decir, la FLP es mayor a la PEA normal, ya que le agregamos 6.67 por ciento m谩s de la poblaci贸n en edad de trabajar que es econ贸micamente pasiva pero disponible para laborar. Las tres tasas, ahora todas expresadas como porcentaje de la FLP son 3.91 por ciento (desempleo activo), 7.14 por ciento (subempleo) y 10.06 por ciento (desempleo pasivo), lo que ahora s铆 da una tasa de 21.11 por ciento, lo que podemos llamar la brecha laboral. En t茅rminos muy generales, vemos que alrededor de 18.5 por ciento de la brecha laboral lo constituye el desempleo tradicional, 33.8 por ciento el subempleo (cerca de una tercera parte) y 47.6 por ciento el desempleo disfrazado (casi la mitad).

Si tomamos mediados de 2009 como el momento en que arranca la recuperaci贸n posterior a la gran recesi贸n de 2008-2009, encontramos que la brecha laboral muestra una tendencia a la baja de 0.09 por ciento por trimestre (a partir de 23.3 por ciento en el tercer trimestre de 2009). Los componentes de desempleo, tanto activo como pasivo, disminuyen 0.03 por ciento por periodo (arrancando de 4.95 por ciento y 10.84 por ciento, respectivamente), mientras que el subempleo cae 0.02 puntos porcentuales por trimestre (desde 7.47 por ciento). Si nos concentramos nada m谩s en el 煤ltimo trimestre, observamos que mientras aumenta el desempleo abierto y el subempleo, disminuye el desempleo disfrazado, pero dado que aumenta la fuerza laboral potencial, la brecha laboral registra una tasa de 21.11 por ciento, pr谩cticamente igual al del trimestre anterior de 21.10 por ciento.

El concepto de la fuerza laboral potencial es interesante, ya que excluye la condici贸n de que una persona sin trabajo tiene que estar activamente en b煤squeda de un empleo para considerarla como 鈥渄esempleado鈥. Aunque no todos, pero una buena parte de la PNEA disponible para trabajar son personas que quiz谩s en un momento buscaron trabajo pero al no encontrarlo dejaron su b煤squeda (desmotivados o frustrados), o bien, personas con discapacidad (o capacidades diferentes como ahora se estila decir) que no buscan en forma activa una oportunidad porque piensan que simplemente no existen posibilidades de encontrar alg煤n empleo que se adapte a sus necesidades.

La brecha laboral tambi茅n es una noci贸n 煤til, aunque habr铆a que ajustar el componente del subempleo para solo integrar las horas a la semana que no trabajan (por razones de mercado). No se le puede dar el mismo peso a un desempleado abierto (cero horas de trabajo a la semana) a una persona que labora 30 horas, o bien a otro que se ocupa por 10. Tambi茅n habr铆a que considerar una distinci贸n para las personas que viven del autoconsumo o subsistencia agr铆cola, ya que realmente no participan en el mercado laboral (ni como empleado ni como desempleado).

El Ingreso Promedio

La ENOE tambi茅n permite construir un indicador del ingreso promedio real mediante los indicadores estrat茅gicos que se publican en la entrega trimestral. La Encuesta nos da el promedio de horas trabajadas a la semana y el ingreso promedio por hora trabajada. Multiplicamos ambos y lo deflactamos por el INPC para obtener una medida del ingreso promedio real. Posteriormente, podemos multiplicar este indicador por la poblaci贸n ocupada remunerada (PO) para obtener una medida de la masa salarial, que puede ayudar a entender el avance del consumo de los hogares.

El ingreso promedio real lleg贸 a su m谩ximo a mediados de 2007, justo cuando la econom铆a empez贸 a desacelerarse en anticipaci贸n a la gran recesi贸n de 2008-2009. Como era de esperarse, disminuy贸 significativamente en los a帽os de la recesi贸n para estabilizarse en 2010. Sin embargo, no creci贸 en 2011 y 2012, sino m谩s bien present贸 una tendencia lateral en estos a帽os. En 2013 y 2014, cuando la actividad econ贸mica se desaceler贸, el ingreso promedio real volvi贸 a presentar una tendencia a la baja. Finalmente, toc贸 fondo en el 煤ltimo trimestre de 2014, en un nivel que represent贸 una disminuci贸n de -20.1 por ciento respecto al segundo trimestre de 2007. Afortunadamente, se ha registrado una tendencia hacia la recuperaci贸n en los dos primeros trimestres de 2015, con crecimientos de 2.69 y 0.65 por ciento en cada periodo respectivamente.

El empleo remunerado ha registrado una tendencia alcista continua desde 2010, aunque con una pendiente mucho menos pronunciado en 2013 y 2014. No obstante, a partir del primer trimestre de 2015 vuelve a crecer a un ritmo mayor, con tasas de 0.45 y 0.63 por ciento en el primer y segundo trimestre, respectivamente. Si multiplicamos el empleo por el ingreso, encontramos que la masa salarial presenta una mejor铆a importante en los dos primeros trimestres de 2015, que en buena medida explica la mejor铆a observada en la mayor铆a de los indicadores relacionados con el consumo familiar.

1 comentario en “La ENOE al Segundo Trimestre”

  1. Felicidades por tu blog, muy 煤til. Llama la atenci贸n tambi茅n que la mayor parte (casi 70%) del crecimiento anual en los ocupados no tienen acceso a servicios de salud, con lo cual los ocupados sin acceso a las instituciones de salud siguen siendo cerca del 60% (62.7%). Buena parte de ellos se incorporan a micronegocios. Por otra parte la subida en t茅rminos de ingreso real es gracias a menor inflaci贸n.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.