La Histeria Cambiaria

Llama la atenci贸n un art铆culo escrito por Bank of Am茅rica Merrill Lynch (BofAML), titulado 鈥溌緾u谩l es el problema del d贸lar a 17? 隆Ninguno!鈥, que apareci贸 hace una semana en una revista de circulaci贸n nacional. Sin duda, el tipo de cambio es uno de los precios m谩s importantes de la econom铆a mexicana. El hecho de que haber aumentado pr谩cticamente 30 por ciento en un poco m谩s de un a帽o y afirmar que no provoca problema alguno, parece algo ingenuo.

De entrada, ante la pregunta de por qu茅 se ha depreciado tanto el peso, el art铆culo afirma que la raz贸n principal es que han entrado menos d贸lares a M茅xico a ra铆z de la disminuci贸n de la venta de petr贸leo, debido a la ca铆da en la producci贸n y a que los precios internacionales del petr贸leo se desplomaron. Pero si esto fuera la causa, entonces 驴por qu茅 se depreciaron muchas monedas en igual o mayor magnitud ante el d贸lar, aun cuando muchos de estos pa铆ses ni siguieran son exportadores de petr贸leo? Adem谩s, las divisas que entran a nuestro pa铆s por este concepto ni siguieran pasan por el mercado cambiario, ya que Pemex tiene la obligaci贸n de venderlos directamente al Banco de M茅xico. En el mejor de los casos, hubo una afectaci贸n psicol贸gica que provoc贸 un aumento en la demanda, pero no disminuy贸 la oferta de d贸lares por este concepto.

Seg煤n esto, la segunda raz贸n es que han salido muchos d贸lares de M茅xico para irse a Estados Unidos. No obstante, Banamex reporta que en septiembre los flujos mensuales de extranjeros en Bonos M aumentaron por tercer mes consecutivo y que en general los flujos de capital a bonos a tasa fija acumularon una entrada positiva en el tercer trimestre. Dice la instituci贸n que los flujos totales de extranjeros a bonos locales aumentaron 1.4 por ciento en lo que va el a帽o. M谩s que salidas masivas de capital, lo que parece que ha pasado es que m谩s bien entran menos d贸lares que antes. Obviamente, ha cambiado la composici贸n de oferta y demanda de d贸lares, pero parece ser que es algo mucho m谩s complicado que lo que apunta BofAML.

Independientemente de las razones de porqu茅 se ha dado la depreciaci贸n, lo que m谩s llama la atenci贸n es la afirmaci贸n que no ha causado problema alguno. Si bien es cierto que hasta ahora no hemos visto una reacci贸n inflacionaria (incremento generalizado y sostenido en los precios), el reacomodo en los precios relativos ha creado un sinn煤mero de problemas en muchos mercados. Hay una gran cantidad de empresas que est谩n pasando aceite por los incrementos en los precios de sus insumos y otros que han suspendido inversiones ya que no saben a qu茅 atenerse. El impacto sobre la incertidumbre se ve muy claro en las encuestas de expectativas empresariales.

Sin embargo, el mensaje neur谩lgico del art铆culo es que este proceso de correcci贸n en el tipo de cambio no tiene nada que ver con las devaluaciones traum谩ticas de anta帽o. El r茅gimen cambiario de flotaci贸n funciona de maravilla al no permitir que se acumule un desequilibrio, que despu茅s requiere un ajuste verdaderamente da帽ino, no solamente en t茅rminos de inflaci贸n, sino tambi茅n sobre la actividad econ贸mica.

Entre muchas de las ventajas, tenemos que no hay un efecto importante en el nivel general de precios. Entre otras cosas, debemos agradecer la baja en los precios de muchos commodities que han ayudado a neutralizar el impacto. El Banco de M茅xico estima que por cada punto porcentual (100 puntos base) que aumenta el precio del d贸lar, hay una incidencia de 4 puntos base en el INPC. Esto significa que la depreciaci贸n de 30 por ciento podr铆a dejar un incremento de 1.2 puntos porcentuales en la inflaci贸n, que seguramente impactar谩 en forma gradual a lo largo de los siguientes a帽os.

Finalmente llama la atenci贸n que tampoco hemos visto una mejor铆a en las exportaciones, t铆picamente asociado con una depreciaci贸n importante. La raz贸n principal es que ha sido m谩s importante el efecto ingreso que el efecto precio, es decir, que por m谩s barato que sean nuestras exportaciones en el exterior, no ha mejorado el ingreso externo lo suficiente como para demandar m谩s nuestros productos. Tambi茅n tenemos que tomar en cuenta que en esta ocasi贸n, el peso mexicano no es la 煤nica moneda que ha perdido valor contra el d贸lar, por lo que muchos otros pa铆ses tienen igual o mayor ventaja en poder ofrecer productos m谩s baratos a los Estados Unidos.

Al final de cuentas, no podemos decir que el d贸lar a 17 pesos no ha acarreado problemas ni angustias sustanciales. Pero s铆 podemos afirmar que son menores en proporci贸n y diferentes en cuanto a sus impactos en la vida empresarial y cotidiana que en ocasiones pasadas.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.