La Super Subyacente

Para todos ustedes que nunca terminaron de entender el concepto de inflación “subyacente”, ya se les complicó todavía más la vida. Ahora el Banco de México introduce la inflación “subyacente fundamental”, un concepto desarrollado originalmente por el Banco Central Europeo. En inglés la inflación subyacente se conoce como “core”, mientras que el nuevo concepto se denomina “supercore”. Aparentemente, Banxico no quiso llamarlo “super subyacente”, por lo que adoptó el nombre de “subyacente fundamental”.

Pero ¿qué es la inflación subyacente fundamental? En pocas palabras, es un subconjunto de la subyacente, asociado a las fluctuaciones de su nueva medida multidimensional de holgura de la economía. Su característica principal es que es más sensible a la fase del ciclo económico y sirve específicamente para evaluar de forma más precisa las consecuencias del ciclo sobre la inflación. Es básicamente un instrumento analítico que se desarrolló para apoyar las tomas de decisiones de política monetaria de la Junta de Gobierno.

Me imagino que, para la mayoría, las pocas palabras anteriores no fueron suficientes para entender el concepto. De hecho, han de estar hasta más confundidos. No obstante, es un instrumento interesando y útil, aunque no para el público en general. Lo único que yo cuestionaría es el porqué decidió Banxico incluirlo en su Informe Trimestral en vez de simplemente relegarlo a un Documento de Investigación.

Para entender el concepto, tenemos que empezar con una de las causas principales de la inflación, que es un exceso de demanda agregada en relación con la oferta. Cuando existe un exceso, se dice que la economía esta “sobrecalentada”, es decir, está creciendo a un ritmo superior a su potencial, lo que implica que no hay capacidad ociosa en términos de mano de obra, infraestructura, materias primas y demás. También se refiere a esta situación como una de poca holgura. Si no hay “holgura” en la economía, es muy probable que los mercados se ajustan vía aumentos en precios, ende más inflación. Por lo mismo, para prevenir una inflación que provenga de un exceso de demanda, es necesario medir la holgura que existe en un momento dado.

La medida más conocida es la que se llama la “brecha de producto”, que es la diferencia que existe entre el PIB y el PIB potencial, donde este último se define como el máximo crecimiento que pueda ejercer la economía sin ejercer presiones inflacionarias. Si existe una brecha positiva, significa que el PIB crece por encima de su potencial y es consistente con una situación que pudiera prestarse a más inflación. En cambio, si es negativa, se dice que existe suficiente holgura en la economía y no debería desatarse la inflación. El problema es que es un concepto que no se puede medir directamente, por lo que se tiene que aproximar mediante técnicas estadísticas.

No satisfecho con las medidas actuales de la brecha de producto, el Banco de México desarrolló un indicador multidimensional de holgura, que incorpora indicadores que muestran ser sensibles a la inflación. A diferencia de la brecha, que no necesariamente guarda una relación estable con la inflación, el indicador desarrollado busca medir mucho más de cerca el concepto original, es decir, una situación de holgura (o falta de) que pueda provocar mayor inflación.

Sin embargo, no todos los precios son susceptibles a incrementarse ante un exceso de demanda. En principio, por eso existe el índice de precios “subyacentes”, que es un subconjunto del INPC total y excluye los precios cuya determinación proviene de factores distintos a la oferta y demanda tradicional. El nuevo índice “subyacente fundamental” es como el subyacente del subyacente (o el “core” del “core”), en el sentido que incluye solamente aquellos precios que se puedan comprobar estadísticamente que tengan una relación significativa con el nuevo indicador de holgura. Después de probar cada genérico del índice subyacente uno por uno, Banxico encontró 45 genéricos específicos, que finalmente agrupa para el cálculo de la inflación subyacente fundamental.

¿Para qué sirve? Es un instrumento analítico para entender si la inflación observada proviene o no de una situación de exceso de demanda. No es para el público en general y ni siquiera para muchos iniciados en entender la inflación. Es más bien para los muy estudiosos del tema.

2 thoughts on “La Super Subyacente”

¿Y tú qué opinas?