Modalidad 34

En la XVII Conferencia Internacional de Estad铆sticos de Trabajo (CIET) de 2003, se acord贸 que la medici贸n del empleo informal no deber铆a limitarse al trabajo en el propio sector informal (definido como unidades econ贸micas constituidas por micronegocios que no cuentan con los registros b谩sicos para operar), sino que adem谩s deber铆a abarcar otras modalidades de la informalidad, como la agricultura de subsistencia, el servicio dom茅stico remunerado de los hogares y todos los dem谩s empleos ligados a unidades econ贸micas formales, pero sin la protecci贸n laboral correspondiente. Estos 煤ltimos, incluso, abarcan a muchos empleos de gobiernos (federal, estatal y municipal) que no otorgan los beneficios marcados por la ley.
Ante las recomendaciones de las CIET y otros organismos internacionales, el INEGI procedi贸 a redise帽ar casi por completo la Encuesta Nacional de Empleo (ENE) en 2005, para proceder a partir de entonces con la Encuesta Nacional de Ocupaci贸n y Empleo (ENOE). Esta nueva encuesta incorpor贸 muchos cambios y recomendaciones metodol贸gicas, mientras que tambi茅n a帽adi贸 todos los aspectos necesarios para calcular la 鈥渢asa de informalidad laboral鈥, que derivaba de las resoluciones adoptadas por la CIET 2003. Sin embargo, el gobierno impidi贸 que se diera a conocer esta nueva serie, ya que duplicaba la proporci贸n de informalidad que se manejaba bajo la definici贸n m谩s estrecha, que solo consideraba los empleos en el propio sector informal.
As铆, el INEGI tuvo que esperar al cambio de gobierno a fines de 2012 para dar a conocer los nuevos datos. Con la idea de que 鈥渕谩s vale pedir perd贸n que permiso鈥, a los pocos d铆as de haberse iniciado el nuevo sexenio, se divulg贸 la nueva tasa de informalidad laboral que admit铆a que alrededor del 60 por ciento de todos los empleos en el pa铆s son informales. Incluso, en los estados m谩s pobres la tasa llega a representar alrededor de 80 por ciento de los trabajos.
La semana pasada, el INEGI dio a conocer la parte complementaria a la tasa de informalidad laboral, que es el primer c谩lculo oficial de tama帽o de la actividad econ贸mica informal, es decir, cu谩nto producen los que elaboran en condiciones informales. Bajo los lineamientos internacionales de las organizaciones relevantes, se present贸 la medici贸n del valor agregado bruto de la econom铆a informal de 2003 a 2012. Con estos datos ahora sabemos que el 60 por ciento de la poblaci贸n que trabaja en condiciones de informalidad genera el 25 por ciento del PIB. Estos datos son cruciales para la elaboraci贸n de pol铆ticas p煤blicas dirigidas a reducir el tama帽o de la econom铆a informal y a proteger a las familias que viven en condiciones precarias sin ning煤n tipo de seguridad social.
Dentro de las otras modalidades de la informalidad, est谩n las personas que trabajan en nuestros hogares, es decir, el servicio dom茅stico remunerado. En muchos casos, son personas muy allegadas a las familias, que tienen muchos a帽os trabajando muy de cerca con nosotros y a veces hasta con lazos sentimentales. Sin embargo, en la mayor铆a de los casos son personas que carecen de una protecci贸n laboral, no gozan de alg煤n tipo de servicio m茅dico y carecen de seguros de trabajo, invalidez, retiro, cesant铆a y vejez. Podr铆an inscribirse voluntariamente al Seguro Social, pero por su remuneraci贸n precaria no es una opci贸n viable. Podr谩n acudir al Seguro Popular, que es m谩s un tipo de subsidio del gobierno con severas limitaciones y carencias. Al final del d铆a, es un segmento m谩s de la poblaci贸n sin protecci贸n social.
No obstante, existe una opci贸n poco conocida que se llama la 鈥渕odalidad 34鈥 del IMSS, que fue concebida especialmente para el trabajador dom茅stico bajo el Art铆culo 13, fracci贸n II, de la Ley del Seguro Social. Cualquier familia puede dar de alta a la persona que trabaja en su hogar, sin contingencia o responsabilidad laboral, mediante un pago 煤nico anual de aproximadamente 7,500 pesos (625 pesos mensuales) y as铆 proveer a la persona de todos los beneficios de un derechohabiente, incluyendo una aportaci贸n a una Afore para generar una pensi贸n m铆nima garantizada. No hay ning煤n contrato de por medio, ni obligaci贸n patronal m谩s all谩 de cubrir la cuota anual. No hay pagos adicionales de impuestos u obligaciones para otorgar vacaciones, aguinaldos o dem谩s prestaciones.
Llama la atenci贸n que casi no hay hogares en el pa铆s que tengan un trabajador dom茅stico que acuden a la modalidad 34. En una de las Subdelegaciones del IMSS en la Ciudad de M茅xico me dijeron que han tenido un solo caso en los 煤ltimos cinco a帽os (el m铆o). Parece ser que vemos la informalidad como problema exclusivo del estado.

1 comentario en “Modalidad 34”

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.