Necesitamos Formalizar la Informalidad

Recientemente se ha puesto de moda hablar del mercado laboral y sus bemoles. 聽El Congreso busca aprobar una reforma laboral con la intenci贸n de facilitar la creaci贸n de empleo, mientras que iniciativas privadas como 鈥M茅xico, 驴C贸mo Vamos?鈥 plantea la necesidad de establecer metas cuantificables como la generaci贸n de 1.2 a 1.5 millones de empleos al a帽o.聽 El Banco Mundial acaba de publicar su Informe Anual sobre el Desarrollo Mundial con un enfoque dedicado al empleo, mientras que la OCDE dio a conocer un estudio sobre Mejores Reformas para un Desarrollo Incluyente para M茅xico que incluye recomendaciones al respecto. 聽El gobierno entrante ha manifestado su inter茅s en crear m谩s y mejores empleos en el pa铆s con la intenci贸n de reducir la pobreza, mejorar la distribuci贸n del ingreso y elevar el bienestar de los mexicanos.

Queda claro que uno de los primeros pasos para la elaboraci贸n de buenas pol铆ticas p煤blicas en materia laboral es contar con informaci贸n adecuada, correcta y transparente. 聽Necesitamos saber con certeza el tama帽o del desempleo, el empleo informal, el subempleo y las condiciones cr铆ticas del mercado laboral.聽 De no contar con cifras correctas de las distintas caracter铆sticas de la problem谩tica, no s贸lo podemos dise帽ar pol铆ticas inadecuadas o incluso err贸neas, sino nos estamos enga帽ando a nosotros mismos.

Siendo las estad铆sticas laborales de las m谩s importantes, es lamentable el acervo de indicadores con que contamos y de las pol铆ticas de difusi贸n que utilizamos. 聽Por ejemplo, el INEGI tiene una publicaci贸n de m谩s de 1,500 p谩ginas de estad铆sticas hist贸ricas, que s贸lo cuenta con dos tablas relativamente peque帽as de datos de desempleo. 聽脷nicamente contamos con series homog茅neas de desempleo y empleo a partir de 2005. 聽Los boletines de prensa dan 茅nfasis en cifras poco relevantes y menosprecian la informaci贸n m谩s importante.聽 Peor a煤n, el Comit茅 T茅cnico Especializado de Estad铆sticas del Trabajo y de la Previsi贸n Social (CTEETPS), que se constituy贸 a ra铆z de la nueva ley que rige el INEGI desde su autonom铆a y es encabezado por la Secretar铆a de Trabajo, ha vetado toda iniciativa de nuevos indicadores que puedan ilustrar mejor las dimensiones de los problemas laborales.

Desde que el INEGI redise帽贸 sus estad铆sticas laborales, introdujo mejor铆as metodol贸gicas y empez贸 a levantar la Encuesta Nacional de Ocupaci贸n y Empleo (ENOE) en 2005, la Secretar铆a de Trabajo ha bloqueado y entorpecido la divulgaci贸n transparente y correcto de los indicadores relevantes, primero respecto a la tasa de desempleo y 煤ltimamente a las tasas de informalidad.聽 He escrito numerosos art铆culos sobre las manipulaciones realizadas para 鈥渆sconder鈥 la tasa de desempleo, pues es en realidad m谩s elevada a la reportada. 聽A este acervo de art铆culos hay que agregar la falta de transparencia en la entrega correcta y completa de las cifras correspondientes a la informalidad.聽 Mientras que el INEGI reporta cerca de 13 millones de personas con empleos en el sector informal cl谩sico, la correcta aplicaci贸n de las resoluciones de la Organizaci贸n Internacional de Trabajo (OIT), el Grupo Delhi y la OCDE dan una cifra de 27.1 millones de personas. 聽Esto significa que la tasa de empleo informal de cerca de 29% que reporta el INEGI, es en realidad casi 60%.

Es importante resaltar que estas cifras no resultan de definiciones arbitrarias, particulares o hipot茅ticas, sino de los trabajos de expertos mundiales en las Conferencias Internacionales de Estad铆sticos del Trabajo (en especial las de 1993 y 2003), de las recomendaciones del Grupo Delhi (constituido por la Comisi贸n Estad铆stica de la Naciones Unidas) y de las resoluciones de la OIT para la correcta definici贸n del empleo informal en una econom铆a. 聽B谩sicamente consiste en ampliar la definici贸n original de la informalidad a partir de un enfoque de unidad econ贸mica para incluir el de las condiciones laborales.聽 En otras palabras, no se trata de s贸lo contar el empleo en el sector informal, sino tambi茅n considerar el empleo informal, independientemente del sector en el que se ubica.

El mejor ejemplo es el servicio dom茅stico remunerado que no est谩 incluido en la contabilidad que divulga actualmente el INEGI, ya que no se ubica en el sector informal. 聽La raz贸n es que los hogares que utilizan sus servicios lo hacen como consumidores finales y no para producir bienes o servicios destinados a terceros.聽 Dado que el hogar empleador no puede ser visto como una empresa o negocio, el servicio dom茅stico empleado, a煤n sin garant铆a laboral alguna, no se ubica en el sector informal.聽 En cambio, el nuevo enfoque que deber铆amos utilizar abarca a todos los empleados que no cuentan con arreglos legales o institucionales que les permitan hacer efectivos sus derechos laborales.

B谩sicamente la diferencia contempla los empleos informales que se ubican en el sector formal y otros lugares que no se clasifican como sector informal.聽 La discrepancia es abismal, ya que los empleos informales fuera del sector informal son m谩s que los empleos que existen en el sector informal.

La toma de posesi贸n del nuevo gobierno brinda una oportunidad enorme para empezar a divulgar las estad铆sticas laborales relevantes e implementar una pol铆tica de transparencia y de comunicaci贸n correcta. 聽Nadie gana con las pol铆ticas de los 煤ltimos dos sexenios de encubrir y distorsionar esta informaci贸n.

2 comentarios en “Necesitamos Formalizar la Informalidad”

  1. Totalmente de acuerdo Jonathan. Desde hace tiempo hemos estado insistiendo en la necesidad de contar con cifras adecuadas para medir la informalidad en sus distintos componentes y no quedarnos con la cifra que publica el INEGi que ya nadie que conozca del tema utiliza.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.