Header

El Gobernador Díaz de León

enero 8th, 2018 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico - (Comentarios desactivados en El Gobernador Díaz de León)

Al día siguiente del destape del PRI, el presidente designó a Alejandro Díaz de León para Gobernador del Banco de México. No hubo sorpresa, pues era el primero en las listas de casi todos los analistas. A pesar de que era buen candidato y tiene todas las credenciales necesarias para el puesto, la decisión tuvo una gran dosis de elementos políticos y al final de cuentas resultó crucial la amistad y proximidad con el grupo cercano al presidente. No obstante, es una persona muy bien calificado y obtuvo el beneplácito de prácticamente todos los que analizan y vigilan el banco central de nuestro país, tanto internos como en el exterior. Su designación augura continuidad y todavía mayor consolidación de una institución autónoma y bien cimentada.

De entrada, continuará trabajando con tres miembros sólidos de la Junta de Gobierno y un staff de los mejores economistas del país. Su primera tarea, que es el próximo anuncio de la decisión de política monetaria para el jueves de la semana entrante (14 de diciembre), está prácticamente lista. En principio, no se espera movimiento en la tasa objetivo, aunque la Junta estará muy atento a las noticias de inflación de la segunda quincena de noviembre y seguramente estarán evaluando los posibles impactos de la reforma fiscal de Estados Unidos y la política monetaria de la Reserva Federal. Dónde sí se pondrá mucha atención es en la redacción del anuncio y en las minutas, que saldrán dos semanas después. Los analistas buscarán cambios de estilo en la redacción y diferentes énfasis en los balances de riesgos. No obstante, podría ser todavía muy temprano para notar cambios sustanciales.

Díaz de León llega cuando la inflación esta en su punto más elevado de los últimos 16 años, en un momento en que es muy probable que la Reserva Federal acelere su descarga de su hoja de balance y decide programar más aumentos en su tasa objetivo. Dada la aprobación de la reforma fiscal, que crea incentivos para la repatriación de capitales y cambios en las decisiones de inversión de empresas multinacionales, será muy difícil para el Banco de México reducir el diferencial de tasas, aun en el caso de que la inflación empieza a disminuir rápidamente a principios del año entrante. No va ser un camino fácil para la Junta de Gobierno, por lo que el nuevo Gobernador estará en la mira de todos.

Una de las primeras áreas de oportunidad esta en las tan criticadas minutas de las reuniones de la Junta de Gobierno referente a la decisión de política monetaria. En especial, el FMI ha dicho que son excesivas, repetidas, aburridas y que no cumplen su acometido, ya que no ayudan a anticipar bien la dirección futura de la política monetaria. A pesar de que el Banco ha presumido su política de comunicación y transparencia, aparentemente existe amplio espacio para mejorar.

No obstante, el manejo adecuado de la política monetaria no es necesariamente el reto principal para el quien toma ahora el timón. Más bien va ser la consolidación de su liderazgo y el establecimiento de su autoridad, después de que dos grandes personajes ocuparon la silla principal. Tanto Guillermo Ortiz como Agustín Carstens eran economistas de mucha fama y reputación, de carácter fuerte y hasta cierto punto, autoritarios. Los dos eran conocidos por sus desplantes cuando alguien se les ponía enfrente. No les gustaba, ni toleraban mucho, discrepancias intelectuales y mucho menos, votos independientes. Sus grandes dones de liderazgo imponían respeto casi absoluto. El tema no es que le falta liderazgo a Díaz de León, sino más bien lo tiene que demostrar y ganar a pulso.

Donde más lo va a tener que manifestar es en la propia administración del Banco. Recordemos que, en los años anteriores, aumentó significativamente el número de funcionarios y hubo gastos superfluos y cuestionables. El nuevo gobernador tendrá que meter orden, más austeridad y ponerle más atención directa al buen manejo de la institución.

Finalmente, falta la designación del quinto miembro de la Junta. El presidente ha ganado fama en otorgar poca importancia a este tipo de puestos. Ojalá que ahora no sea el caso. También debemos recordar que el periodo de ocho años de Manuel Ramos Francia concluye el 31 de diciembre de 2018, al mes escaso de empezar el nuevo sexenio. El contar con una Junta completa es crucial para su buen funcionamiento y es señal de respeto institucional.

El Próximo Gobernador

agosto 28th, 2017 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en El Próximo Gobernador)

En el transcurso de las últimas siete semanas, hemos examinado a varios candidatos potenciales para ser el próximo Gobernador del Banco de México. Los criterios fueron diez (Reforma, 5 de julio), mediante los cuales otorgamos calificaciones de 7.1 a Luis Videgaray, 7.7 a Lorenza Martínez, 8.25 a José Antonio Meade, 8.7 a Alejandro Díaz de León, 9.0 a Manuel Ramos Francia y 9.65 a José Sidaoui. No obstante, no son los únicos candidatos. Se ha mencionado con insistencia a varios más y seguramente habrá quienes ven como buenos candidatos a personas que no estoy considerando.

Se ha mencionado a Miguel Messmacher Linartas, actual Subsecretario de Ingresos de SHCP. Tiene los estudios necesarios, sin embargo, su pasada por Banxico fue realmente muy corto. No tiene mucha experiencia relevante en política monetaria y es por mucho el más joven. Todavía no tiene los tamaños para ser Gobernador, aunque es excelente economista con mucho futuro. Su calificación es 7.5.

Gerardo Rodríguez Regordosa es un extraordinario financiero. Su conocimiento y experiencia en temas de deuda pública, colocaciones de bonos y mercados es impresionante. Sin embargo, nunca pasó por el Banco y no tiene un posgrado en economía, sino solamente una maestría en investigación de operaciones. Su calificación es de 8.65.

Javier Guzmán Calafell es actualmente Subgobernador del Banco, por lo que es un candidato natural. No obstante, su edad (63 años) lo coloca en la rayita y no podría ser designado para un periodo posterior a 2021. Aun así, tiene una calificación de 8.95, obtenida mediante su experiencia y conocimientos acumulados.

Alonso García Tamés acumuló casi 20 años de experiencia en el Banco de México, antes de dar el brincó a la SHCP donde ocupó los cargos de Director General de Crédito y Subsecretario del Ramo. Su experiencia y conocimientos son mucho más que suficientes para ocupar el puesto. Su única limitación es que no es economista (sino actuario) y no tiene posgrado. Su calificación es de 8.95.

Finalmente habría que considerar varias personas más que, no cumplen algún requisito legal, pero que están sobradamente calificados. El ejemplo más nombrado es Alejandro Werner Wainfeld, que obtiene una calificación de 9.6 mediante su trayectoria, experiencia, educación y conocimientos. Sin embargo, a pesar de ser mexicano, nació en Argentina, por lo que no califica. Es una lástima que tengamos criterios tan miopes; existen muchos ejemplos de gobernadores de bancos centrales en otros países que ni siquiera son de la nacionalidad del país en donde ejercen su puesto. Por ejemplo, el Gobernador de Banco de Inglaterra es Mark Carney, un canadiense.

También está el requisito de edad que descalifica a un sinnúmero de candidatos increíbles como Francisco Gil Díaz, Jesús Marcos Yacamán, Everardo Elizondo Almaguer, Guillermo Güemez García, José Ángel Gurria Treviño, Ernesto Zedillo Ponce de León y quién sabe quiénes más. Sin calificarlos, es una estupidez limitar a una persona por ser de la tercera edad, ya que son los de más experiencia y trayectoria.

Con esto acabamos está serie de calificar a los posibles candidatos. Al final, es importante señalar que la lista de diez criterios es subjetiva y aunque muchas personas me han dicho que concuerdan, hay otros que no. Es todavía más subjetivo el otorgamiento de una calificación, de lo cual estoy seguro de que hay mucha discrepancia entre el público. No obstante, mi intención era generar discusión y debate, lo cual creo que se logró.

La ley marca que la designación lo hace el presidente de la República, la cual tendrá que ser ratificado por el Senado. También señala requisitos legales que bien ya sabemos son manipulables. Recordemos el famoso caso de Paloma Merodio que, a pesar de no cumplir con los requisitos establecidos, fue ratificada por el Senado. Esto significa que a final de cuentas será más importante la amistad y cercanía con el presidente que los propios méritos. Pienso que es casi un hecho que el próximo gobernador no será de los mejores de la lista ni tampoco el ideal.

La decisión final tendrá una gran dosis de elementos políticos. Es muy probable que el presidente designe al que más le conviene y no al mejor calificado. Es más probable que el nombramiento sea un premio de consolación a alguien que pudiera estar considerado para candidato a la presidencia, pero a la mera hora no le tocó. Lástima, pero así es.

Alejandro Díaz de León

agosto 3rd, 2017 | Posted by Jonathan Heath in Coctelería | Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en Alejandro Díaz de León)

Ya calificamos a Meade y Videgaray como candidatos potenciales con base en una lista de diez características que debería tener un gobernador ideal del Banco de México (Reforma, 5 de julio). Ahora toca a Alejandro Díaz de León, actual Subgobernador del Banco. Cuando fue nombrado miembro de la Junta, muchos analistas especularon que su llegada era para eventualmente sustituir a Agustín Carstens. Sin embargo, creo que nunca fue parte de la lista que EPN tiene bajo consideración.

Al igual que los candidatos anteriores, Alejandro cumple con los requisitos legales que marca la Ley. Es mexicano por nacimiento sin otra nacionalidad, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene 47 años), goza de reconocida competencia en materia financiera y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. Ha desempeñado varios puestos en sus 16 años que pasó en el Banco de México, fue Vocal Ejecutivo en PENSIONISSSTE, titular de Crédito Público en SHCP, Director General de Bancomext y ahora, Subgobernador del Banco de México desde el primero de enero de este año. En cuanto a su evaluación de las diez características que buscamos:

1.- Es economista de profesión (ITAM) con maestría en Administración Pública y Privada del School of Management de la Universidad de Yale. Aunque no tiene estudios doctorales y su posgrado no es en economía, muchos de los conocimientos necesarios los ha adquirido con experiencia (calificación 9).

2.-  Su formación es ortodoxa, al estudiar en el ITAM y en Yale, universidad de alto prestigio de Estados Unidos. Fue excelente estudiante, ya que obtuvo mención honorífica y premio por excelencia académica (calificación 10).

3.- Tiene amplia experiencia en funciones alrededor del banco central, como analista del mercado de valores, del sistema financiero, de análisis macrofinanciero y macroeconómico y finalmente como Director de Estudios Económicos en áreas de estabilidad bancaria, productos y estadísticas financieras, así como en inflación. En adición, tiene experiencia en financiamiento público y en el sistema financiero (calificación 10).

4.- Tiene amplio conocimiento de mercados, tanto nacionales como internacionales y domina la interrelación entre la estabilidad financiera y la tradicional estabilidad monetaria. Negoció varias colocaciones de deuda y diseño operaciones ventajosas para disminuir perfiles y costos de deuda. (calificación 10).

5-. Aunque ha mostrado tener cierta capacidad de liderazgo por los puestos que ha ejercido, no queda claro que tenga el carácter fuerte e independiente necesario para el puesto. Algunos alegan (aunque nunca se sabe bien por falta de transparencia en las minutas), que sus votaciones en las Juntas de Gobierno casi siempre son de un sí incondicional a favor del Gobernador. Pero lo más importante es la duda de si tendrá la capacidad y habilidad para tomar decisiones aisladas de los intereses políticos (calificación 6).

6.- No es político ni miembro de algún partido político. No hay mostrado preferencias abiertas por algún partido o político en funciones. No obstante, ha mostrado ser hasta ahora un soldado, que sirve al jefe que le pongan (calificación 9).

7.- Trabajo 16 años en el Banco de México en diferentes puestos y ahora lleva este año como Subgobernador. El haber hecho carrera dentro de las estructuras del Banco es uno de sus fortalezas (calificación 10).

8.- Aunque no es pariente, compadre o amigo personal del presidente, es muy cercano a Meade y a Videgaray desde que fueron compañeros en el ITAM. También se sabe que siempre tuvo la protección e impulso de Agustín Carstens, que podría mantener su influencia sobre las decisiones de la Junta desde fuera. Estas relaciones no son óptimas para consolidar una autonomía institucional (calificación 7).

9.- No es una persona con alto perfil, por lo que no es muy conocido por muchos segmentos de la sociedad. Parece tener una postura neutral (ni a favor ni en contra) de la mayoría de los partidos de oposición, legisladores y medios de comunicación (calificación 8).

10.- No es muy conocido en el exterior, por lo que no podemos afirmar que goza de prestigio internacional, aunque su perfil podría ser de aceptación (calificación 8).

La calificación final de Alejandro Díaz de León es de 8.7, lo cual lo coloca como buen candidato (sin ser excelente) para el puesto de Gobernador del Banco de México. La semana entrante toca a Manuel Ramos Francia.

Después de proponer una lista de diez características que debería tener un gobernador ideal del Banco de México (Reforma, 5 de julio), la semana pasada calificamos a José Antonio Meade como candidato potencial para el puesto. En esta ocasión toca a Luis Videgaray Caso, actual Secretario de Relaciones Exteriores.

Luis Videgaray cumple con todos los requisitos legales que marca la Ley del Banco de México. Es mexicano por nacimiento sin otra nacionalidad, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene 48 años), goza de reconocida competencia en materia financiera y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. De su experiencia relevante está haber trabajado como director de Protego (empresa de Pedro Aspe), como Secretario de Finanzas del Estado de México, Diputado Federal y Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública y como Secretario de la SHCP y de Relaciones Exteriores.

1.- Es economista de profesión (ITAM) con doctorado en Economía de la Universidad Massachusetts Institute of Technology, conocida como MIT (calificación 10).

2.-  Su formación es ortodoxa, al estudiar en el ITAM y en MIT, universidad de alto prestigio de Estados Unidos. Los temas de su tesis, tanto de licenciatura como de doctorado, fueron en temas relacionados a las finanzas públicas (calificación 10).

3.- No tiene experiencia en funciones alrededor del banco central, sino más bien en materia de finanzas, tanto privada como pública. Su experiencia principal es en la política, en temas de presupuestos, negociaciones y ahora (que admite que empieza como novato) en temas de relaciones y comercio exterior (calificación 6).

4.- Tiene conocimientos de mercados, tanto nacionales como internacionales y entiende la interrelación entre la estabilidad financiera y la tradicional estabilidad monetaria, aunque se limita a su experiencia en SHCP y al presidir el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (calificación 8).

5-. Es una persona de carácter fuerte y tiene plena capacidad de liderazgo. Sin embargo, ha mostrado ser soberbio y arrogante, a tal grado que no escucha a críticas al pensar que todo lo sabe. Se ha involucrado en por lo menos dos escándalos, el caso Monex en la campaña presidencial y en la compra de bienes raíces en Malinalco. Es miembro del PRI desde joven y ha mostrado poner primero los intereses políticos de su partido y del presidente, por lo que se podría cuestionar su habilidad para tomar decisiones aisladas de los intereses políticos (calificación 5).

6.- Es 100 por ciento político, miembro del PRI desde 1987 como parte del Frente Juvenil Revolucionario. Fue Presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en el Estado de México. Tiene claras aspiraciones para ser candidato del PRI a la presidencia o Gobernador de algún estado (calificación 5).

7.- Nunca ha transitado por el Banco de México, salvo en asistir a las Juntas de Gobierno cuando era Secretario de SHCP (sin voto). Ha pasado por varios puestos de la burocracia, con experiencia genérica de un funcionario público, pero nunca en temas cercanas al banco central (calificación 6).

8.- Después de trabajar muchos años muy cercanos a Enrique Peña Nieto, podríamos decir que es amigo personal o por lo menos uno de los asesores más cercanos del presidente. Podríamos pensar que su designación pondría en riesgo la consolidación de una autonomía institucional (calificación 5).

9.- Es una persona controversial, no muy aceptado por (algunos) partidos de oposición, legisladores y medios de comunicación. Sus controversias de Malinalco y de haber invitado a Trump a México, le ha creado cierta enemistad en algunos círculos (calificación 6).

10.- Tiene aceptación y reconocimiento en el exterior, primero como Secretario de SHCP y ahora como Secretario de Relaciones Exteriores. Recibió el premio de “Deal of the Year”, otorgado por la Revista Latin Finance cuando era Secretario de Finanzas del Estado de México y el premio de “Secretario de Finanzas del año”, otorgado por la Revista The Banker cuando empezaba en SHCP. Aparentemente, la comunidad internacional y en especial la financiera, verían con buenos ojos su designación (calificación 10).

La calificación final de Luis Videgaray Caso es de 7.1, lo cual no lo coloca como buen candidato para el puesto de Gobernador del Banco de México. La semana entrante toca a Alejandro Díaz de León.