Articulos sobre la economía Mexicana
Header

El Poder Adquisitivo

septiembre 27th, 2017 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en El Poder Adquisitivo)

Aparentemente hubo una mejoría en el ingreso laboral real entre 2014 y 2016. La razón principal fue que en 2015 la inflación fue 2.13 por ciento (la más baja en la historia del INPC) y en 2016 fue 3.36 por ciento. Sin embargo, ya podemos advertir desde ahora que es muy probable que habrá una disminución significativa en 2017, ya que todo apunta a que la inflación terminará el año por arriba de 6.0 por ciento. Incluso, los propios datos del Banco de México señalan que en agosto el promedio de aumentos en las revisiones salariales fue 4.1 por ciento, justo cuando la inflación alcanzó 6.66 por ciento.

Estos datos ponen de relieve el próximo aumento en el salario mínimo que, según varias fuentes, podría aumentar entre 12 y 14 por ciento antes de finalizar el año. De entrada, llama la atención el informe mensual de Conasami que presume que, de enero a julio el salario mínimo general acumuló un crecimiento en su poder adquisitivo de 5.81 por ciento. Su cálculo resulta de descontar la inflación de 3.57 por ciento acumulada en los primeros siete meses del año al incremento nominal de 9.58 por ciento que se otorgó a partir del primero de enero. Sin embargo, resulta un tanto capciosa el cálculo ya que, para empezar 3.9 por ciento del aumento era para compensar la pérdida de poder adquisitivo del año anterior y tan solo 5.5 por ciento fue el “monto independiente de recuperación”. Si hacemos el cálculo con esta lógica, resulta que para octubre es casi un hecho de que ya se habrá perdido por completo el monto de recuperación al enfrentar una inflación acumulada en esos diez meses por arriba de 5.5 por ciento.

Sin embargo, el cálculo debe llevar otro raciocinio, ya que los que ganan cerca de un salario mínimo no enfrentan la canasta implícita del INPC que incluye automóviles, servicio telefónico celular, servicios de esparcimiento, carnes y productos alimenticios que simplemente no están a su alcance, restaurantes, hoteles y viajes en avión. Incluso, el INPC abarca el concepto de renta imputada en la vivienda propia que ni siquiera es un concepto que afecte a su restricción presupuestal. Para la familia que busca sobrevivir con un salario mínimo, el cálculo de inflación que se obtiene mediante el INPC ha de ser parecido a algo sacado de una novela de Franz Kafka.

Uno de los organismos que entiende mejor este entorno que el Conasami es el Coneval. Este organismo calcula una línea de bienestar mínimo (canasta alimentaria) que comprenda el ingreso mínimo mensual por persona que se necesita para no estar en una situación de pobreza extrema. Para agosto de este año, el monto se calcula en 1,477.31 pesos que, para una familia de dos representa más del doble del salario mínimo vigente. Dado que los componentes de esta canasta son fijos, la línea de bienestar mensual contiene implícitamente un índice de precios mucho (pero mucho) más relevante para el segmento de la población que gana cerca de un salario mínimo que el INPC.

Pues resulta que el incremento en precios para la canasta alimentaria de bienestar mínimo a agosto es de 12.69 por ciento, prácticamente el doble del 6.66 por ciento que reporta INEGI. El acumulado en el año es 7.86 por ciento comparado con 4.08 por ciento del INPC. Si hacemos el cálculo con estas cifras, resulta que ya le debemos a los que ganan el salario mínimo 2.2 por ciento de lo que dizque se le otorgo como monto de recuperación.

El gobierno actual presume que el poder adquisitivo del salario mínimo ha mejorado, aunque marginalmente, en lo que va este sexenio. ¿Cómo llegan a esta conclusión? Resulta que el aumento nominal acumulado del salario mínimo es ligeramente superior a la inflación acumulada en el INPC. No obstante, mientras que la inflación acumulada a agosto en el sexenio llega a 18.90 por ciento, el costo de adquirir la canasta alimentaria de bienestar mínimo ha aumentado 27.51 por ciento, es decir, el mínimo ha perdido 6.75 por ciento de poder adquisitivo relevante en esta administración.

Está a la vuelta de la esquina la próxima reunión del Consejo de Representantes del Conasami en la cual se va definir el incremento a los mínimos que, según esto, se hará en forma parecida al anterior; habrá dos partes que compensan la inflación pasada (un porcentaje) y otra denominada “monto independiente de recuperación”. Ojalá que en esta ocasión se tome el índice implícito de la canasta alimenticia como referencia.

La ENIGH

agosto 30th, 2017 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en La ENIGH)

Hace poco más de un año el INEGI dio a conocer los resultados del Módulo de Condiciones Socioeconómicas (MCS) de 2015 y se vio envuelto en uno de los mayores escándalos en toda su historia, superado solo por el caso Merodio. Resulta que introdujo cambios en los criterios para la captación y verificación de los datos, de tal forma que ya no fuera comparable la información con años anteriores. El INEGI ha introducido cambios en metodologías y formas en levantar su información en múltiples ocasiones anteriores, pero en esta ocasión causó controversia al no realizar consulta previa ni abrir primero el tema a un mínimo debate. La molestia de Coneval, el instituto encargado de medir oficialmente la pobreza mediante las cifras del MCS, fue tan grande que, al final de cuentas, simplemente rehusó medir la pobreza para 2015. Causó mucha suspicacia, dado que las cifras de pobreza resultan sustancialmente menores a los años anteriores. El golpe al INEGI fue tremendo, especialmente en términos de credibilidad, confianza y transparencia.

El INEGI y el Coneval limaron asperezas al reunirse y discutir opciones al futuro. El Coneval no quería perder la comparabilidad con el pasado y alegaba que hubo un acuerdo en no cambiar la metodología en un periodo mínimo de diez años. El INEGI busca continuamente mejorar la medición del ingreso y sabe que la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) siempre lo ha subestimado. Parte del problema es que el INEGI ya había empezado a levanta la ENIGH 2016, por lo que ya era tarde que esta nueva encuesta pudiera ser compatible con las anteriores de 2010, 2012 y 2014. Por lo mismo, se quedó el Instituto de estadísticas con el reto de mejorar la medición y mantener la comparabilidad con el pasado al mismo tiempo, no uno u otro.

Si el INEGI hubiera mejorado la medición, pero dejando a Coneval sin la posibilidad de medir la pobreza, se hubiera armado de vuelta el escándalo. Pero también, si hubiera mantenido la comparabilidad, pero sin corregir las grandes deficiencias en la medición del ingreso, también hubiéramos dudado de su papel como el responsable nacional de producir las estadísticas del país. Por lo mismo, creo que el INEGI encontró una solución genial. Con el ENIGH 2016 inicia una nueva serie histórica con una medición más precisa del ingreso (y aún le falta), y al mismo tiempo ofrece un modelo estadístico que genera las cifras necesarias para medir la pobreza con elementos de continuidad con los ejercicios anteriores. Lo más importante de esto último es que Coneval está satisfecho con la entrega de lo mismo.

No obstante, el problema de la medición del ingreso todavía no queda del todo resuelto. Basta con dos ejemplos sencillos. La ENIGH 2016 dice que el ingreso de los hogares fue 6.24 billones de pesos el año pasado, mientras que las Cuentas Nacionales estiman que el consumo de las familias fue 13.36 billones de pesos. En otras palabras, el ingreso que calcula esta Encuesta es menos de la mitad de lo que los consumidores gastaron, por lo que la subestimación del ingreso sigue muy presente. Al mismo tiempo, la ENIGH dice que los ingresos de hogares provenientes de otros países (remesas) fueron 11.5 millones de pesos trimestrales, equivalente a 45.0 billones de pesos anuales, mientras que el Banco de México tiene registrado una entrada por 48.1 billones. Aquí podemos ver que, aunque la encuesta también subestima las transferencias, la diferencia ya no es tan grande como fue en el pasado.  En resumen, podemos ver mejorías, pero al mismo tiempo vemos que todavía faltan más.

Afortunadamente, el INEGI está consciente de que todavía tiene que lograr una medición más completa del ingreso. No solamente enfrenta el reto de no subestimarlo, sino también de resolver el problema de que la encuesta está troncada en lo que respecta a los ingresos de los más ricos del país.  Estos dos problemas nos hacen ver que la pobreza no es tan extendida como dice la encuesta, pero la distribución del ingreso es mucho más desigual que la que se logra medir. Para esto, el instituto propone desde ahora reunirse con la academia y expertos para discutir, debatir y explorar cómo se puede mejorar estas encuestas. Una de las vías más prometedoras es la integración de los registros administrativos del SAT, que tiene información valiosísima de los ingresos de todos los contribuyentes.

Jose Julian Sidaoui

agosto 17th, 2017 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en Jose Julian Sidaoui)

Ahora examinaremos a José Julián Sidaoui, sexto en nuestra lista de candidatos potenciales para ser el próximo Gobernador del Banco de México. Los criterios son diez, que publicamos hace ya casi dos meses (Reforma, 5 de julio). Sidaoui es jubilado del Banco de México, después de terminar su segundo periodo como Subgobernador del Banco a fines de 2012 y de haber trabajado en la institución por 32 años. Es casi un hecho de que no está en la lista de la presidencia para ser considerado, sin embargo, sus calificaciones lo colocan indiscutiblemente como el mejor.

Sidaoui cumple con los requisitos legales: nació en la Ciudad de Puebla, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene casi 64), tiene elevado nivel técnico y profesional, goza de reconocida competencia en materia monetaria y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. Tiene treinta y dos años de experiencia en el Banco (en dos periodos distintos), de los cuales 16 fueron como Subgobernador. También ha trabajado en la SHCP como Subsecretario del Ramo. En cuanto a su evaluación de las diez características deseables:

1.- Tiene la licenciatura en Economía del en la Universidad de la Américas (con distinción Summa Cum Laude), maestría en Economía de la Universidad de Pennsylvania y el doctorado en Economía de la Universidad de George Washington, todas universidades de primer nivel (calificación 10).

2.- Su formación es ortodoxa, al estudiar en las Américas, Pennsylvania y George Washington, con especialización en economía laboral y demografía. Ha publicado numerosos artículos y documentos de investigación en temas como cambio estructural, deuda pública, finanzas y asuntos de banca central (calificación 10).

3.- De los 32 años que trabajo en el Banco, 16 fueron de muy valiosa experiencia como Subgobernador. Sin embargo, sus 16 años anteriores fueron en cargos distintos mediante los cuales acumuló experiencia muy valiosa en operaciones nacionales, manejo de la reserva internacional y los sistemas de pagos. Desempeño el cargo de Director General de Operaciones del Banco. Además, cuenta con la experiencia de haber sido Subsecretario de la SHCP, en la época de la crisis de 1995, donde trabajó en el retorno del país a los mercados financieros internacionales y en la reforma al sistema de pensiones (calificación 10.0).

4.- Tiene experiencia y conocimiento de mercados, tanto nacionales como internacionales, de primera mano, en Hacienda en la época de la crisis y posteriormente en los años difíciles de la reincorporación de México a los mercados internacionales (calificación 10).

5-. Ha mostrado ser una persona con carácter fuerte e independiente. Algunas personas lo han criticado de gris y de no ser tan ejecutivo en sus decisiones. Sin embargo, otros opinan lo contrario y lo admiran por sus decisiones duras. Aparentemente tiene carácter y temperamento, sin tener enemigos conocidos (calificación 9).

6.- Uno de sus puntos débiles es que fue miembro del PRI desde los escasos 14 años. Sin embargo, su único puesto político fue los dos años que estuvo en la SHCP, por lo que realmente no tiene carrera política. Hasta donde se sabe ya no es miembro de ningún partido político (calificación 8.0).

7.- Pocas personas pueden presumir de 32 años de experiencia en el Banco de México, los puestos que ha ocupado y los logros obtenidos. Fue el responsable de la modernización del banco; siempre cuestionó los gastos superfluos (que crecieron sin mesura después de su salida) y estuvo muy involucrado en la administración interna (calificación 10).

8.- No es pariente, compadre o amigo personal del presidente, ni se le conoce algún compadrazgo con algún político de renombre. Fue amigo muy cercano de Ernesto Zedillo, quien no solo dejó la presidencia hace casi 18 años, sino que ya no figura en el mundo político del país (calificación 9.5).

9.- La experiencia tan relevante de Sidaoui lo coloca como una persona que tendría una aceptación nacional generalizada (calificación 10).

10.- El beneplácito de la comunidad financiera y monetaria internacional sería enorme para alguien con este perfil y experiencia (calificación 10).

La calificación final de José Sidaoui es de 9.65, lo cual lo coloca como excelente candidato para el puesto. Su punto débil es que, por su edad, sólo podrá ser gobernador por el resto del periodo de Carstens. La semana entrante hablaremos de otros posibles candidatos.

Lorenza Martínez Trigueros

agosto 13th, 2017 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en Lorenza Martínez Trigueros)

En esta ocasión consideramos a Lorenza Martínez Trigueros, quinta en nuestra lista de candidatos potenciales para calificar con base en la lista de diez características que debería tener un gobernador ideal del Banco de México (Reforma, 5 de julio). Lorenza es Director General de Sistemas de Pagos y Servicios Corporativos del Banco desde 2013 y es de las personas más allegadas a Agustín Carstens. Se rumora que ha sido candidata de Carstens para la Junta de Gobierno en dos ocasiones. Es conocida por su inteligencia, pero también por ser una persona de carácter difícil.

Lorenza cumple con los requisitos legales: nació en la Ciudad de México, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene cerca de 50), tiene elevado nivel técnico y profesional, goza de reconocida competencia en materia monetaria y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. Tiene doce años de experiencia en el Banco (en dos periodos distintos), cinco a nivel de Director General. También ha trabajado en la SHCP como Titular de la Unidad de Seguros y Pensiones y en la Secretaría de Economía como Subsecretaria de Industria y Comercio. En cuanto a su evaluación de las diez características:

1.- Tiene la licenciatura en Economía del ITAM y doctorado en Economía de MIT, una de las universidades de mayor prestigio de Estados Unidos (calificación 10).

2.- Su formación es ortodoxa, al estudiar en el ITAM y en MIT. Su tesis de licenciatura fue sobre “Tarifas Óptimas de Autopistas”, mientras que su tesis de doctorado fue sobre “Ensayos en Economía Internacional”. El Banco le publicó cinco documentos de investigación sobre temas diversos, que la sitúa en el “mainstream” (calificación 10).

3.- De los doce años de experiencia en el Banco, seis fueron de Investigadora, uno de Directora de Estudios Económicos y cinco como Director General, pero en funciones meramente administrativas. No tiene tanta experiencia en funciones operativas, ni de programación financiera o de tesorería. En el año que fungió como Directora de Estudios Económicos, tuvo muchos problemas con su jefe (Ramos Francia), por lo que renunció. No obstante, tiene experiencia adicional en funciones de política económica diferente a la monetaria, en especial cuando estuvo en la Secretaría de Economía (calificación 8.0).

4.- Tiene conocimiento de mercados, tanto nacionales como internacionales, pero tiene escasa experiencia en los temas de estabilidad financiera y la tradicional estabilidad monetaria. Sus pocas publicaciones no avalan conocimiento o investigación en estos temas y no tiene experiencia operativa en mercados. Aunque uno de sus campos de especialización fue economía internacional, fue mucho antes de la crisis financiera de 2008 (calificación 7).

5-. Ha mostrado ser una persona con carácter fuerte e independiente: Sin embargo, adquirió muchas enemistades al frente de la Subsecretaría de Industria, al mostrar poca flexibilidad e interés en escuchar a los afectados por sus decisiones. Existen algunas historias que la colocan como terca, obstinada y de poca tolerancia (calificación 6).

6.- No es político ni miembro de algún partido político, ni ha mostrado preferencias abiertas por algún partido o político en funciones. Sin embargo, su paso por la Secretaria de Economía mostró poca habilidad política y dejó muy mal sabor de boca en muchos dirigentes del sector privado (calificación 7).

7.- Empezó su carrera en el Banco de México en el área de investigación y en su segunda etapa en un puesto administrativo, muy alejada de los puestos más relevantes (calificación 8).

8.- Aunque no es pariente, compadre o amigo personal del presidente, es muy cercana a Agustín Carstens, que podría mantener su influencia sobre las decisiones de la Junta desde fuera (calificación 8).

9.- Es una persona que creo enemigos en el sector privado y existen rumores de que no es querida por Luis Videgaray. Aparentemente, hubo algo entre los dos en los años que coincidieron en Boston, pero no se sabe exactamente qué (calificación 6).

10.- No es muy conocida en el exterior, por lo que carece de prestigio a nivel mundial. No queda claro que su currículo sea ideal para el beneplácito de la comunidad financiera y monetaria internacional (calificación 7).

La calificación final de Lorenza Martínez es de 7.8, lo cual no la coloca como buen candidato para el puesto. La semana entrante toca a José Julián Sidaoui Dib.