Header

El Consumo

octubre 11th, 2017 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en El Consumo)

El consumo de los hogares representa alrededor de dos terceras partes del PIB y como 50 por ciento de la demanda agregada del país. Es difícil pensar que podemos crecer mucho si no aumenta el consumo. A principios de año había mucha preocupación de que habría una desaceleración ante la incertidumbre que prevalecía con la llegada de Trump y el deterioro muy marcado en el poder adquisitivo de los ingresos ante la escalada de precios. Sin embargo, cual fue la sorpresa, que en el primer trimestre se mantuvo y en el segundo se aceleró, incluso a tal grado que fue el componente del PIB que más creció en el segundo trimestre. ¿Qué podemos esperar para el tercer trimestre y los últimos meses del año?

El tercer trimestre arrancó con una mala nota, ya que el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) disminuyó -0.7 por ciento en julio respecto al mes anterior. Aunque anticipamos cierta recuperación en agosto, es posible ver otra tasa negativa en septiembre ante los acontecimientos trágicos de los sismos. Esto significa que el crecimiento del trimestre pudiera ubicarse muy cerca de cero. Sin embargo, el consumo privado solo tuvo una variación marginalmente negativa (-0.01 por ciento) en julio, por lo que en el trimestre pudiera todavía presentar una tasa positiva, aunque posiblemente menor al del trimestre anterior. No hay duda que los sismos tuvieron un impacto sobre el gasto familiar, pero en conjunto no necesariamente fue negativo. Muchos establecimientos cerraron por algunos días, por lo que disminuyó el consumo en restaurantes, turismo y en muchos servicios. Sin embargo, hubo un aumento en la compra en ferreterías, farmacias y artículos básicos. Por ejemplo, la ANTAD reportó un crecimiento de 2.8 por ciento real en tiendas totales en septiembre, la tasa más elevada desde abril y la segunda más alta en el año.

No queda claro que tanto va aumentar o disminuir el consumo en septiembre, pero sí habrá un cambio en el patrón de gasto de las familias. Si examinamos el consumo por segmentos en los últimos trimestres, encontramos que el gasto en servicios ha sido muy constante, incluso, casi no ha variado de su tendencia-ciclo en los últimos años. Sin embargo, el consumo de bienes de origen nacional prácticamente no ha crecido en los últimos seis meses; en julio se ubicó -1.8 por ciento por debajo del pico registrado en diciembre pasado. En cambio, el consumo de bienes de origen importado ha registrado un crecimiento espectacular; en julio se encontraba 14.2 por ciento por encima de su punto bajo registrado en noviembre. Es muy probable que en el tercer trimestre veamos una desaceleración en los servicios, una caída en el consumo de bienes importados y una aceleración en el de bienes de origen nacional.

El Indicador de confianza del consumidor señaló una mejoría en septiembre de 30 puntos base para hilar ocho meses consecutivos al alza. No obstante, apenas se ubica en niveles similares a los observados a mediados del año pasado, que mostraba el mayor pesimismo visto desde mediados de 2010. El problema de este indicador es que muestra la mala percepción que tiene el consumidor respecto a la situación económica actual y futura del país, pero no necesariamente refleja sus intenciones de comprar bienes y servicios. Por lo mismo, hemos construido un indicador alterno, llamado “Intenciones de Compra”, que toma cinco preguntas de la Encuesta Nacional sobre la Confianza del Consumidor (ENCO) relacionados a las percepciones de consumir. Este indicador no solo muestra la misma recuperación de los últimos ocho meses, sino que se coloca por encima de cualquier nivel observado desde mediados de 2008. En otras palabras, la ENCO nos dice que el consumidor tendrá una percepción muy negativa acerca de la situación económica del país, pero muestra un optimismo creciente en sus intenciones de consumir.

Otros indicadores que ayudan a pensar que el consumo se mantendrá son los que provienen del mercado laboral. La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) muestra en lo que va el año tasas de desempleo urbano abierto más bajos desde que existe la encuesta a principios de 2005. Esto ha ocasionado que, en algunas partes de la República, empresas están ofreciendo mejores salarios para obtener las personas que necesitan. De ser el caso, podemos esperar que el consumo se mantendrá por el resto del año.

La Confianza

octubre 19th, 2016 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en La Confianza)

El INEGI empezó a calcular la confianza del consumidor a partir de abril de 2001. El indicador es un índice de difusión, que va de 0 a 100 y que se calcula mediante el promedio de cinco preguntas sobre las percepciones del consumidor. El valor del indicador se construye mediante los porcentajes de respuestas, de tal forma que representa un promedio ponderado de “optimismo” relativo en un momento dado. Cero significaría el pesimismo máximo, mientras que 100 reflejaría el optimismo máximo. Existe un umbral natural de 50 que separa dos zonas de optimismo (50 a 100) y de pesimismo (de 0 a 50).

En los primeros años que se levantó la Encuesta Nacional Sobre la Confianza del Consumidor (ENCO), se encontró que el nivel de confianza siempre daba un valor por debajo de los 50 puntos. En su momento, el INEGI se preocupó de divulgar un indicador de confianza que reflejara un pesimismo permanente de los consumidores. Por lo mismo, decidió ocultar el nivel de la confianza en un momento dado al igualar enero de 2003 a 100. De esta forma, el índice revelaba el cambio a través del tiempo, pero sin dar a conocer el nivel de la confianza en un momento dado. Afortunadamente, a mediados del año pasado decidió publicar la información completa mediante lo que ahora llama el “indicador de balance”. Desafortunadamente, se decidió continuar con el índice anterior, lo que confunde al público y a muchos analistas. Por ejemplo, en septiembre disminuyó el índice -1.6 puntos, mientras que el indicador cayó -0.6 puntos; dos números para el mismo fenómeno. Peor aún, en momentos uno dice que mejora la confianza, mientras que el otro que disminuye.

La ENCO demuestra ciertos hechos estilizados de la confianza del consumidor. Primero, desde que existe la serie encontramos que nunca se ha registrado un valor superior a los 50 puntos, es decir, en la zona de “optimismo”. Esto significa que el consumidor mexicano es por naturaleza pesimista, solo que a veces es más pesimista y a veces menos pesimista. No obstante, el ubicarse en la zona de pesimismo no significa que los consumidores dejan de comprar. Un estudio realizado por Gerardo Leyva del INEGI muestra que el valor de 34.5 es un umbral empírico (econométrico) que separa las variaciones anuales negativas de las positivas en el consumo privado en el país. Segundo, siempre muestra más optimismo sobre su propia situación respecto a la percepción que tiene sobre la situación económica del país. Tercero, siempre ve con mayor optimismo el futuro respecto a la situación actual, ya sea su propia situación o el del país. Por último, siempre ve con mayor pesimismo sus posibilidades de compra de bienes duraderos.

Por ejemplo, en septiembre el indicador señala un nivel de 35.2 puntos (en su escala de 0 a 100), que resulta del promedio de la situación actual del hogar (43.9), la situación futura del hogar (48.4), la situación económica actual del país (29.6), la situación económica futura del país (32.9) y las posibilidades actuales de comprar bienes duraderos (20.3). Podemos ver cómo se cumplen los hechos estilizados mencionados. Sin embargo, también llama la atención que el nivel actual del indicador (35.2) se ubica ya cerca del umbral estadístico de 34.5 señalado por Leyva. De hecho, el nivel de septiembre es el más bajo que se ha observado desde abril de 2010, cuando la economía empezaba a recuperarse de la Gran Recesión de 2008-2009.

Si analizamos con un poco más de detalle el indicador, encontramos que todos sus componentes muestran una tendencia a la baja en los últimos cuatro a seis meses. Sin embargo, los dos componentes que se refieren a la percepción del consumidor sobre la situación económica del país, tanto la actual como la del futuro, muestran una tendencia a la baja desde hace un año. La percepción actual de la situación económica es la más baja desde mayo de 2009, justo cuando estábamos a la mitad de la Gran Recesión. Pero la percepción sobre la condición económica del país dentro de 12 meses respecto a la actual situación, se ubica en su mínimo histórico, es decir, los consumidores ven con más pesimismo el futuro ahora que en cualquier otro momento de la historia del indicador, incluso más pesimista que cuando estábamos en medio de la famosa Gran Recesión.

Realmente llama la atención. ¿De dónde proviene este pesimismo? Me imagino que muchos saben el por qué.

Mínimos Históricos

octubre 28th, 2015 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en Mínimos Históricos)

La semana pasada, el INEGI reportó la inflación de la primera quincena de octubre, que de nuevo sorprendió a la baja. La tasa anual de 2.47 por ciento representó un nuevo mínimo histórico por séptima quincena consecutiva. La más baja que se había registrado antes de este año fue 2.81 por ciento en la segunda quincena de 2005. Sin embargo, en las pocas ocasiones (tres) que se había asomada la inflación por debajo de 3.0 por ciento, duraba una quincena y volvía a subir. En esta ocasión, llevamos 13 quincenas en el año y 11 consecutivas en que la tasa anual ha registrado una cifra menor a 3.0 por ciento.

Si examinamos la serie mensual en vez de la quincenal, encontramos datos similares. En septiembre la tasa anual llegó a 2.52 por ciento, registrando así una nueva mínima histórica por quinto mes consecutivo. La tasa mínima anterior a este año fue en noviembre de 2005 cuando llegó a 2.91 por ciento. Igual, en las dos ocasiones anteriores que observamos una tasa menor a 3.0 por ciento, el gusto duró muy poco (un mes), mientras que ahora la tasa se ha ubicado por debajo de este umbral por cinco meses al hilo. Prácticamente todas las proyecciones para fin de año ubican la inflación en este terreno, por lo que terminaremos 2015 con mínimos históricos.

Para muchos es difícil creer estos números. Van al mercado o a las tiendas y ven que los precios siguen subiendo. Sienten como se deteriora su poder adquisitivo en forma continua. Ya no pueden comprar lo de antes. Llegan a la conclusión de que las cifras oficiales de inflación simplemente no son creíbles. ¿Está bien diseñado el índice de precios? ¿La canasta refleja la realidad del consumidor medio? ¿Cómo pueden decir que la inflación es el mínimo histórico si todos los días sube los precios?

Lo primero que hay que aclarar es que el INEGI no está diciendo que los precios no están subiendo. Más bien, sí están subiendo pero a un ritmo menor que antes. Lo segundo es que muchos precios muy visibles siguen subiendo a tasas significativas. Por ejemplo, hace un año la tasa de mercancías no alimenticias se ubicaba por debajo de 2 por ciento y ahora se encuentra por arriba de 3 por ciento. Las colegiaturas suben a un ritmo mayor a 4 por ciento, al igual que en los últimos seis años. Los precios de las frutas y verduras se ubican ahora casi 7 por ciento por encima del año pasado. Una de las principales diferencias, es que ahora no ha subido el precio de la gasolina (por lo menos en el interior de la República) y algunos precios han bajado (servicio de telefonía móvil, llamadas de larga distancia, tarifas eléctricas para la industria, etc.). Lo que estamos observando ahora es que, en promedio, los precios siguen subiendo pero a un ritmo menor que antes.

La incredibilidad en las cifras de inflación siempre ha existido. En la Encuesta Sobre la Confianza del Consumidor (ENCO), el INEGI pregunta cada mes a 2,336 viviendas en 48 localidades del país “comparando con los 12 meses anteriores, ¿cómo cree usted que se comporten los precios en el país en los siguientes 12 meses? Las posibles respuestas son que disminuyen mucho más, disminuyen algo más, suben igual, aumentan algo más o aumentan mucho más. Es decir, la pregunta va encaminado a ver si el consumidor piensa que la inflación se va a desacelerar, quedar igual o acelerarse en los siguientes 12 meses.

Si analizamos las respuestas mes con mes, encontramos que nadie responde que va a desacelerarse mucho, mientras que menos del uno por ciento de los hogares contestan que va a disminuir algo. En cambio las respuestas de que van a subir algo o mucho más son las que siempre escojan más del 90 por ciento de los encuestados. Por ejemplo, en 2014 aumentaron muchos precios a raíz de la reforma fiscal, mientras que en 2015 no solo no aumentaron de nuevo, sino que algunos precios incluso bajaron y es el año de los famosos mínimos históricos. Sin embargo, la percepción del consumidor sobre la inflación es peor para 2015 (por lo menos el promedio de los primeros nueve meses) de lo que fue para 2014. Más aún, si graficamos la inflación anual junto con el subíndice que se construye a partir de estas respuestas, encontramos que no hay correlación alguna.

La inflación de los últimos 5 años ha promediado menos de 4 por ciento, pero la percepción de los consumidores es que cada vez se acelera más. En otras palabras, no importa si los precios pueden estar subiendo mucho, algo o poco, ya que los consumidores sienten y piensan que los precios siempre están aumentando. Obviamente, esta sensación complica la credibilidad de cualquier medición de la inflación.

La Opinión del Consumidor

julio 15th, 2015 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en La Opinión del Consumidor)

La semana pasada el INEGI dio a conocer las cifras de junio de la Encuesta Nacional sobre la Confianza del Consumidor (ENCO) con ciertas mejorías y una mayor apertura. Los cambios principales fueron comentados aquí mismo en esta columna. Dijimos que el presentar ahora la información como “indicador”, que muestra el balance de las respuestas, es una forma mucho más transparente y analítica de presentar los resultados, por lo que no hay más que felicitar al INEGI.

Sin embargo, pudo haber sido mejor. Como lo comenté la semana pasada, el INEGI optó por conservar la forma anterior de presentar los datos (en índice) y ahora complementa la información al presentar el “balance” (como siempre se ha presentado el indicador de confianza empresarial). En su momento, comenté que “continuar con la publicación del índice tradicional sólo va crear confusión, sin contribuir con mayor valor analítico”. Dicho y hecho, si uno hace un examen de los diferentes medios, encontramos que todos reportaron resultados diferentes y muchos todavía utilizaron los índices anteriores sin entender la valiosa información nueva. Esto lo vamos a ver en el futuro todos los meses. Siempre vamos a ver dos resultados distintos, pero peor aún, es muy probable que en un momento dado el Indicador reporta una mejoría y el índice una disminución (o viceversa). Entonces, ¿Qué debemos entender? Sin lugar a dudas, el INEGI debe desaparecer cuanto antes el índice y reportar solo el Indicador.

La segunda falla fue presentar las diez preguntas adicionales como “índices” en vez de “indicadores”. Esta apertura de información es buena, pero no podemos comparar los resultados entre sí, lo cual es absurdo. En estas preguntas, viene información muy valiosa, que puede ser aprovechada analíticamente. Por ejemplo, se pregunta ¿algún miembro de este hogar o usted están planeando comprar un automóvil nuevo o usado en los próximos dos años?” México es hoy en día una potencia de la industria automotriz en nivel mundial, sin embargo, las ventas internas son muy bajas comparadas con otros países. El conocer esta información debería ser de mucha utilidad para la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Asociación Nacional de Distribuidores de Automóviles (ANDA).

El índice correspondiente a las intenciones de comprar un automóvil mostraba un nivel de 52.6 hace un año, siendo la referencia de que en enero 2003 era igual a 100. Ahora, un año después hemos visto que ha aumentado a 77.1 puntos, un incremento de 24.5 puntos, uno de las mayores mejorías de todos los índices. Esta información es muy coherente con el aumento en las ventas internas de vehículos que hemos visto en los primeros seis meses del año. La AMIA reportó hace poco que la venta se ubica 27.1 por ciento por encima del año anterior.

Sin embargo, esta información sería mucho más valiosa si el INEGI lo presentara en forma de “indicador” en vez de índice, es decir, sin la referencia a enero 2003 y en una escala de cero a 100. Si fuera así, encontraríamos que si bien ha mejorado, el indicador apenas aumentó de 7.9 en junio del año pasado a 11.6 en junio del presente, un incremento en 3.7 puntos. Lo que pasa es que de las 15 preguntas que se hacen en la Encuesta Nacional de Confianza del Consumidor (ENCO), esta es la que siempre refleja mayor pesimismo. Recordemos que el valor es de un escala de 0 a 100, donde 50 es el umbral de un balance hacia el optimismo. El valor de 11.6 es exageradamente baja. De hecho, el 86.0 por ciento de los encuestados contestaron que sus posibilidades de comprar un automóvil ahora son “mucho peor”. La gente ve un poco mejor las posibilidades de comprar, construir o remodelar su casa en los próximos dos años, que la de comprar un automóvil.

La información detrás de estos “índices” es muy valiosa e interesante. Por ejemplo, las posibilidades de comprar una casa es de interés para el sector inmobiliario; la de las posibilidades de ahorrar para el sector financiero; la de las posibilidades económicas para salir de vacaciones en los próximos doce meses para el sector turismo; y las posibilidades en el momento para comprar ropa, zapatos y alimentos para la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD). En una escala de cero a 100, estos “indicadores” marcan 14.0, 48.0, 24.7 y 30.2 puntos, respectivamente.

He argumentado que el INEGI debería ser totalmente transparente en el manejo de la ENCO desde hace más de diez años. La apertura de la semana pasada fue un paso enorme. Pero ya es tiempo que dé el paso completo.