Articulos sobre la economía Mexicana
Header

En esta ocasión consideramos a Lorenza Martínez Trigueros, quinta en nuestra lista de candidatos potenciales para calificar con base en la lista de diez características que debería tener un gobernador ideal del Banco de México (Reforma, 5 de julio). Lorenza es Director General de Sistemas de Pagos y Servicios Corporativos del Banco desde 2013 y es de las personas más allegadas a Agustín Carstens. Se rumora que ha sido candidata de Carstens para la Junta de Gobierno en dos ocasiones. Es conocida por su inteligencia, pero también por ser una persona de carácter difícil.

Lorenza cumple con los requisitos legales: nació en la Ciudad de México, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene cerca de 50), tiene elevado nivel técnico y profesional, goza de reconocida competencia en materia monetaria y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. Tiene doce años de experiencia en el Banco (en dos periodos distintos), cinco a nivel de Director General. También ha trabajado en la SHCP como Titular de la Unidad de Seguros y Pensiones y en la Secretaría de Economía como Subsecretaria de Industria y Comercio. En cuanto a su evaluación de las diez características:

1.- Tiene la licenciatura en Economía del ITAM y doctorado en Economía de MIT, una de las universidades de mayor prestigio de Estados Unidos (calificación 10).

2.- Su formación es ortodoxa, al estudiar en el ITAM y en MIT. Su tesis de licenciatura fue sobre “Tarifas Óptimas de Autopistas”, mientras que su tesis de doctorado fue sobre “Ensayos en Economía Internacional”. El Banco le publicó cinco documentos de investigación sobre temas diversos, que la sitúa en el “mainstream” (calificación 10).

3.- De los doce años de experiencia en el Banco, seis fueron de Investigadora, uno de Directora de Estudios Económicos y cinco como Director General, pero en funciones meramente administrativas. No tiene tanta experiencia en funciones operativas, ni de programación financiera o de tesorería. En el año que fungió como Directora de Estudios Económicos, tuvo muchos problemas con su jefe (Ramos Francia), por lo que renunció. No obstante, tiene experiencia adicional en funciones de política económica diferente a la monetaria, en especial cuando estuvo en la Secretaría de Economía (calificación 8.0).

4.- Tiene conocimiento de mercados, tanto nacionales como internacionales, pero tiene escasa experiencia en los temas de estabilidad financiera y la tradicional estabilidad monetaria. Sus pocas publicaciones no avalan conocimiento o investigación en estos temas y no tiene experiencia operativa en mercados. Aunque uno de sus campos de especialización fue economía internacional, fue mucho antes de la crisis financiera de 2008 (calificación 7).

5-. Ha mostrado ser una persona con carácter fuerte e independiente: Sin embargo, adquirió muchas enemistades al frente de la Subsecretaría de Industria, al mostrar poca flexibilidad e interés en escuchar a los afectados por sus decisiones. Existen algunas historias que la colocan como terca, obstinada y de poca tolerancia (calificación 6).

6.- No es político ni miembro de algún partido político, ni ha mostrado preferencias abiertas por algún partido o político en funciones. Sin embargo, su paso por la Secretaria de Economía mostró poca habilidad política y dejó muy mal sabor de boca en muchos dirigentes del sector privado (calificación 7).

7.- Empezó su carrera en el Banco de México en el área de investigación y en su segunda etapa en un puesto administrativo, muy alejada de los puestos más relevantes (calificación 8).

8.- Aunque no es pariente, compadre o amigo personal del presidente, es muy cercana a Agustín Carstens, que podría mantener su influencia sobre las decisiones de la Junta desde fuera (calificación 8).

9.- Es una persona que creo enemigos en el sector privado y existen rumores de que no es querida por Luis Videgaray. Aparentemente, hubo algo entre los dos en los años que coincidieron en Boston, pero no se sabe exactamente qué (calificación 6).

10.- No es muy conocida en el exterior, por lo que carece de prestigio a nivel mundial. No queda claro que su currículo sea ideal para el beneplácito de la comunidad financiera y monetaria internacional (calificación 7).

La calificación final de Lorenza Martínez es de 7.8, lo cual no la coloca como buen candidato para el puesto. La semana entrante toca a José Julián Sidaoui Dib.

Eduardo Sojo

Septiembre 23rd, 2015 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (1 Comments)

En la exposición de motivos de la Reforma Constitucional que otorgó la autonomía al Banco de México hacia fines de 1993, se estableció la necesidad de quitarle al banco central la responsabilidad del Índice Nacional de Precios al Consumidor. La idea fue pasarla al INEGI, pero primero habría que otorgarle su autonomía. Sin embargo, pasaron muchos años para que el Ejecutivo le diera la importancia merecida y que los partidos políticos se pusieran de acuerdo. No fue hasta principios de 2006 cuando se reformó el artículo 26 de la Constitución que dio pie a la autonomía del INEGI y hasta abril de 2008 que finalmente se aprobara la Ley del Sistema Nacional de Estadística y Geografía, que entró en vigor a partir de julio de 2008. Al final, resultó una ley complicada y en muchos aspectos deficiente, pero por lo menos ya teníamos un INEGI más o menos autónomo.

El Presidente Felipe Calderón designó a Eduardo Sojo Garza-Aldape como primer presidente de la Junta de Gobierno, para un periodo del 27 de agosto de 2008 al 31 de diciembre de 2009. La finalidad de este periodo irregular fue para que los periodos subsecuentes de seis años comenzaran en el cuarto año del periodo presidencial como marcaba la ley. Al concluir su periodo, el Senado ratificó el nombramiento de Sojo para un segundo periodo, ya regular, del 1 de enero de 2010 al 31 de diciembre de 2015. Dado que la Ley limita a los miembros de la Junta hasta por dos ocasiones, Sojo terminará su gestión al final de este año y el Presidente de la República tendrá que proponer a una nueva persona. Esto último es una verdadera lástima, ya que el mejor candidato para dirigir al INEGI por los siguientes seis años es Eduardo Sojo.

Sojo es oriundo de León, Guanajuato. Al concluir sus estudios de licenciatura en Economía en el Tec de Monterrey, entró a trabajar como analista en la Dirección General de Economía Política y Social de la Secretaría de Programación y Presupuesto. En 1982 fue a estudiar su doctorado a la Universidad de Pennsylvania, donde trabajó con Lawrence Klein (Premio Nobel de Economía 1980) en proyectos que combinaban modelos econométricos con series de tiempo. A mediados de la década regresa a México y se incorpora al INEGI como Director Técnico. En el INEGI ocupó diversos puestos y realizó una carrera de casi 15 años, en la cual acumuló mucha experiencia y conocimiento de primera mano de las estadísticas mexicanas y del manejo institucional del mismo.

Hacia fines de los noventa decide dejar el INEGI e incorporarse al Tec de Monterrey como Profesor e Investigador en el campus de León, Guanajuato. Allí fue invitado por Vicente Fox como asesor en su campaña a Gobernador del Estado y después como coordinador del gabinete económico del gobierno de Guanajuato. Cuando Fox asume la presidencia, lo invita a ser su Jefe de Asesores. En 2006 se incorpora a la campaña presidencial de Felipe Calderón y posteriormente es nombrado Secretario de Economía cuando empieza el sexenio. Cuando el INEGI logra su autonomía en 2008, la designación de Eduardo Sojo como su Presidente era lógico, pues tenía la experiencia, el conocimiento y el manejo político necesario para el puesto.

Pero Sojo tenía más que eso. Tenía un entusiasmo y ganas de hacer del INEGI uno de los mejores institutos de estadística del mundo. Tenía la actitud ideal de ser buena gente, abierto a la crítica, dispuesto a escuchar y lo suficientemente inteligente como para saber cómo empujar los proyectos necesarios. Una de sus frases favoritas era que había que ver la crítica como asesoría gratis. Es una verdadera lástima que la ley limita la gestión de Sojo a un poco más de siete años, cuando dudo que haya un candidato más idóneo en todo el país que él.

La autonomía del INEGI todavía no ha cuajado del todo. Necesita más consolidación y dirección. En lo personal estoy realmente preocupado por la terna que pudiera considerar el Presidente para este puesto tan importante. Imagínense si pone a un amigo del Estado de México, un funcionario que le diga solo lo que quiere escuchar como en la Secretaría de la Función Pública, o alguien simplemente irrelevante para el puesto. Para mi este nombramiento es más importante que la mayoría de las secretarías. He escuchado a dos o tres nombres que verdaderamente me asustan.

¿Cuáles son las cualidades que se necesitan? Básicamente tres: 1) experiencia y conocimiento del manejo de las estadísticas y del INEGI, 2) buen manejo político de instituciones y de personas, y 3) una actitud abierta con visión, inteligencia y ser una buena persona. En otras palabras, un clon de Eduardo Sojo.