Articulos sobre la economía Mexicana
Header

Ahora examinaremos a José Julián Sidaoui, sexto en nuestra lista de candidatos potenciales para ser el próximo Gobernador del Banco de México. Los criterios son diez, que publicamos hace ya casi dos meses (Reforma, 5 de julio). Sidaoui es jubilado del Banco de México, después de terminar su segundo periodo como Subgobernador del Banco a fines de 2012 y de haber trabajado en la institución por 32 años. Es casi un hecho de que no está en la lista de la presidencia para ser considerado, sin embargo, sus calificaciones lo colocan indiscutiblemente como el mejor.

Sidaoui cumple con los requisitos legales: nació en la Ciudad de Puebla, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene casi 64), tiene elevado nivel técnico y profesional, goza de reconocida competencia en materia monetaria y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. Tiene treinta y dos años de experiencia en el Banco (en dos periodos distintos), de los cuales 16 fueron como Subgobernador. También ha trabajado en la SHCP como Subsecretario del Ramo. En cuanto a su evaluación de las diez características deseables:

1.- Tiene la licenciatura en Economía del en la Universidad de la Américas (con distinción Summa Cum Laude), maestría en Economía de la Universidad de Pennsylvania y el doctorado en Economía de la Universidad de George Washington, todas universidades de primer nivel (calificación 10).

2.- Su formación es ortodoxa, al estudiar en las Américas, Pennsylvania y George Washington, con especialización en economía laboral y demografía. Ha publicado numerosos artículos y documentos de investigación en temas como cambio estructural, deuda pública, finanzas y asuntos de banca central (calificación 10).

3.- De los 32 años que trabajo en el Banco, 16 fueron de muy valiosa experiencia como Subgobernador. Sin embargo, sus 16 años anteriores fueron en cargos distintos mediante los cuales acumuló experiencia muy valiosa en operaciones nacionales, manejo de la reserva internacional y los sistemas de pagos. Desempeño el cargo de Director General de Operaciones del Banco. Además, cuenta con la experiencia de haber sido Subsecretario de la SHCP, en la época de la crisis de 1995, donde trabajó en el retorno del país a los mercados financieros internacionales y en la reforma al sistema de pensiones (calificación 10.0).

4.- Tiene experiencia y conocimiento de mercados, tanto nacionales como internacionales, de primera mano, en Hacienda en la época de la crisis y posteriormente en los años difíciles de la reincorporación de México a los mercados internacionales (calificación 10).

5-. Ha mostrado ser una persona con carácter fuerte e independiente. Algunas personas lo han criticado de gris y de no ser tan ejecutivo en sus decisiones. Sin embargo, otros opinan lo contrario y lo admiran por sus decisiones duras. Aparentemente tiene carácter y temperamento, sin tener enemigos conocidos (calificación 9).

6.- Uno de sus puntos débiles es que fue miembro del PRI desde los escasos 14 años. Sin embargo, su único puesto político fue los dos años que estuvo en la SHCP, por lo que realmente no tiene carrera política. Hasta donde se sabe ya no es miembro de ningún partido político (calificación 8.0).

7.- Pocas personas pueden presumir de 32 años de experiencia en el Banco de México, los puestos que ha ocupado y los logros obtenidos. Fue el responsable de la modernización del banco; siempre cuestionó los gastos superfluos (que crecieron sin mesura después de su salida) y estuvo muy involucrado en la administración interna (calificación 10).

8.- No es pariente, compadre o amigo personal del presidente, ni se le conoce algún compadrazgo con algún político de renombre. Fue amigo muy cercano de Ernesto Zedillo, quien no solo dejó la presidencia hace casi 18 años, sino que ya no figura en el mundo político del país (calificación 9.5).

9.- La experiencia tan relevante de Sidaoui lo coloca como una persona que tendría una aceptación nacional generalizada (calificación 10).

10.- El beneplácito de la comunidad financiera y monetaria internacional sería enorme para alguien con este perfil y experiencia (calificación 10).

La calificación final de José Sidaoui es de 9.65, lo cual lo coloca como excelente candidato para el puesto. Su punto débil es que, por su edad, sólo podrá ser gobernador por el resto del periodo de Carstens. La semana entrante hablaremos de otros posibles candidatos.

La semana pasada propuse una lista de diez características que debería tener un gobernador ideal del Banco de México, en una actualización del mismo ejercicio que hice hace 20 años. En aquella ocasión, califique a Francisco Gil Díaz (9.5), Jesús Marcos Yacaman (9.25), José Julián Sidaoui (9.0), Guillermo Ortiz Martínez (8.5), Eduardo Fernández (7.5) y Carlos Ruiz Sacristán (6.9). Al final, vimos que no fue designado el mejor calificado, aunque terminó haciendo excelente labor. Al escoger los candidatos a calificar en esta ocasión, empecé por los más mencionados y después por los más obvios (como actuales subgobernadores). Sin embargo, también incluyó uno o dos no muy mencionados, pero si bien calificados.

En esta ocasión empiezo con calificar al actual Secretario de SHCP, José Antonio Meade Kuribreña. De entrada, cumple con todos los requisitos legales al ser mexicano por nacimiento sin otra nacionalidad, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene 48 años de edad), goza de reconocida competencia en materia Financiera y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. De su experiencia relevante está la de Consar, IPAB, Financiera Rural, Director General de Banca y Ahorro en SHCP, subsecretario del Ramo y Secretario de SHCP. No ha sido sentenciado por delitos intencionales o inhabilitado para ejercer en el servicio público o el sistema financiero mexicano.

1.- Es economista de profesión (ITAM) con mención honorífica y también abogado (UNAM), con doctorado en Economía de la Universidad de Yale (calificación 10).

2.-  Su formación es ortodoxa, primero al estudiar en el ITAM y Yale y segundo, lo ha demostrado a través de su carrera profesional. La Universidad de Yale (junto con Harvard, Princeton, Pennsylvania, Columbia, Brown, Dartmouth y Cornell) pertenece al grupo de universidades conocidas como “Ivy League”, que se distinguen por su excelencia académica del más alto nivel en los Estados Unidos (calificación 10).

3.- No tiene experiencia directa en funciones específicas de banca central, pero sí en funciones cercanas y en banca en general. También tiene experiencia en funciones de política económica diferente a la monetaria derivada de su trabajo en Consar, IPAB, Banrural, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social y en especial en la SHCP (calificación 8)

4.- Tiene los conocimientos necesarios de mercados, tanto nacionales como internacionales y domina la interrelación entre la estabilidad financiera y la tradicional estabilidad monetaria, mediante su experiencia en SHCP y en especial al presidir el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (calificación 9).

5-. No hay duda de que tiene plena capacidad de liderazgo, pero no queda claro su independencia y habilidad para tomar decisiones aisladas de los intereses políticos. No necesariamente hay objeción por venir de SHCP, ya que tanto Ortiz como Carstens hicieron trabajo excelente al frente del Banco. Pero sí tiene una gran mancha en el manejo del caso de Paloma Merodio para la Junta de Gobierno del INEGI (calificación 5).

6.- Tiene mucha habilidad política, sin pertenecer a ningún partido político. Ha trabajado con presidentes del PAN y del PRI. Sin embargo, aspira ser candidato del PRI a la presidencia, lo cual pone este punto en un contexto muy diferente (calificación 6).

7.- Nunca ha transitado por el Banco de México, salvo en asistir a las Juntas de Gobierno (sin voto). Ha pasado por muchos puestos de la burocracia, con experiencia genérica como la mayoría de los funcionarios públicos (calificación 7).

8.- No es pariente, compadre o amigo personal del presidente, como para pensar que su designación pondría en riesgo la consolidación de una autonomía institucional (calificación 9).

9.- Es una persona con aceptación nacional y hasta cierto punto, de aceptación de (algunos) partidos de oposición, legisladores y medios de comunicación (calificación 8.5).

10.- Al haber pasado dos veces por la SHCP y por la Secretaría de Relaciones Exteriores, podemos decir que goza de una aceptación internacional. No hay duda de que la comunidad internacional y en especial la financiera, verían con buenos ojos su designación (calificación 10).

La calificación final de José Antonio Meade es de 8.25 y lo coloca como candidato medio para el puesto de Gobernador del Banco de México. La semana entrante toca a Luis Videgaray Caso.

El Subgobernador del Banco de México, Manuel Sánchez González, termina su gestión este 31 de diciembre. Dado que tiene 66 años de edad, ya no califica para un segundo periodo de ocho años. Por lo mismo, tendremos un nuevo Subgobernador a partir de enero. El Presidente de la República propone a Alejandro Díaz de León para este puesto. ¿Es buen candidato para formar parte de la Junta de Gobierno?

La Ley del Banco de México señala que, para que alguien sea designado miembro de la Junta de Gobierno, tiene que ser un individuo con un elevado nivel técnico y profesional. Tiene que ser ciudadano mexicano por nacimiento, no tener más de sesenta y cinco años cumplidos y gozar de reconocida competencia en materia monetaria. También especifica haber ocupado, por lo menos durante cinco años, cargos de alto nivel en el sistema financiero mexicano o en las dependencias, organismos o instituciones que ejerzan funciones de autoridad en materia financiera.

Hasta aquí podemos afirmar que Díaz de León cumple con estos requisitos. Es economista del ITAM con maestría de la Universidad de Yale. Su formación principal proviene del propio Banco de México, donde trabajó los primeros 16 años de su carrera y llegó a ser Director de Análisis Macroeconómico. De allí trabajó como Director General de Pensionissste, después como el titular de la Unidad de Crédito Público en la SHCP (en sustitución de Gerardo Rodríguez) y finalmente, como Director General de Bancomext (sustituyendo a Enrique de la Madrid). Su experiencia obtenida en SHCP es en especial valiosa, ya que obtuvo conocimientos profundos de los mercados financieros internacionales, hoy en día sumamente relevante para un banco central. Sus credenciales académicas y su experiencia profesional son incuestionables. Además, tiene excelente reputación y reconocimiento en los medios.

Es trascendental que cada miembro de la Junta entienda a fondo cómo funciona la política monetaria, sus alcances y la importancia de contener la inflación. La Constitución establece claramente que el objetivo prioritario, más no el único, es procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda. Para cumplir con este mandato es crucial entender la interacción entre la inflación, el crecimiento económico y la estabilidad macroeconómica. No hay duda que cada uno de los miembros de la Junta, incluyendo al propio Díaz León, cumplen perfectamente bien con este cometido.

No obstante, la Ley también establece que dos de los cinco miembros de la Junta de Gobierno no necesitan cumplir con el requisito de antigüedad, siempre y cuando sean profesionistas distinguidos en materia económica, financiera o jurídica, para así permitir la participación de personas como académicos distinguidos, que pueden aportar un caudal de valiosos conocimientos. Al final de cuentas, lo que se quiere de una Junta de Gobierno es que tenga cierta diversidad y representación de intereses para que funciona como cierto chequeo y balance al poder inmenso que tiene el Gobernador del instituto. Si los cuatro subgobernadores son tipo “yes men”, que van a aprobar absolutamente todas las decisiones del Gobernador, ¿para qué queremos una Junta?

Con la llegada de Díaz de León, vamos a tener una Junta de Gobierno de clones, todos formados en el propio Banco, con estrechos lazos con el ITAM y de alguna forma u otra allegados del Gobernador actual. Prácticamente desde que empezó la autonomía del banco central, hemos tenido algo de diversidad. Guillermo Prieto Fortún, quien duró menos de un año como Subgobernador, provenía de la Bolsa Mexicana de Valores. Guillermo Güémez García venía del sector privado con experiencia empresarial y financiera y en la negociación del TLCAN. Everardo Elizondo era un reconocido académico, consultor de empresas y fue el economista principal para Bancomer. Manuel Sánchez González también venía del sector privado y se consideraba representante de la banca comercial. Así será que va ser la primera vez que la Junta de Gobierno se conforma sin un representante del sector privado, sin alguien con formación distinta del propio Banco de México y posiblemente, sin alguien que se atreve a cuestionar al poderosísimo Gobernador. Sin diversificación, sin alguien que presenta contraargumentos y sin representatividad del sector privado, ¿para qué va servir la Junta?