Ya se Acabó el Invierno

Después de un largo periodo de estancamiento, la mayoría de los indicadores económicos ya señalan recuperación. Por ejemplo, el Indicador Coincidente del Sistema de Indicadores Cíclicos (SIC) del INEGI tocó fondo en febrero y ya registra cinco meses de crecimiento (a julio). Este significa que el conjunto de seis variables que coinciden con el ciclo económico está en la fase de recuperación, que expresa crecimiento aunque todavía se ubica por debajo de su tendencia de largo plazo. Si se mantiene su ritmo actual de crecimiento, pasaremos de la fase de recuperación a una de expansión hacia fines del primer trimestre de 2015.
Resulta interesante detenerse a analizar la trayectoria de la economía que produce el SIC. Al tocar fondo en febrero y empezar a crecer a partir de marzo, el Indicador Coincidente termina una fase de 22 meses consecutivos de disminuciones. Si bien es cierto que la profundidad alcanzada en la fase recesiva fue muy poca (la menos profunda de todas las fases recesivas desde 1980 a la fecha), también es cierto que se estableció un nuevo record en duración. Nunca antes habíamos alcanzado una racha de 22 meses consecutivos con tasas negativas. El record anterior de 20 meses se registró entre mayo de 1985 y diciembre de 1986. También hubo un periodo muy prolongado (37 meses) entre un pico y un punto mínimo entre septiembre 2000 y septiembre 2003, pero que se vio interrumpido por tres meses (abril a junio de 2002) en un intento de recuperación. Esto significa que el estancamiento observado a lo largo de casi dos años, que no logró calificarse como “recesión” en el sentido clásico, fue un periodo nunca visto antes en la economía mexicana (desde que existen datos mensuales a partir de 1980).
También ha mejorado la confianza, tanto del consumidor como el empresarial. El componente cíclico de ambos indicadores muestra una tendencia al alza de siete meses, que empezó en marzo de este año. La confianza del consumidor empezó a disminuir a partir de julio del año pasado, hasta registrar en enero de 2014 su nivel más bajo de los últimos 44 meses. En una escala de 0 a 100 (como debe ser un indicador de difusión), la confianza al consumidor llegó a un nivel de 35.6 puntos en enero y ahora (septiembre) se ubica en 38.2 puntos. Aunque todavía se ubica por debajo de su promedio histórico de 39.8 puntos, su recuperación señala que eventualmente deberíamos observar una mejoría en el consumo de los hogares.
Dentro de la mejoría observada, los dos componentes del Índice de Confianza que más optimismo muestran son referentes a la situación económica de los miembros del hogar. El de la situación actual (comparada con la de hace doce meses) se ubica en 44.3 (versus su promedio histórico de 44.8), mientras que el de la situación esperada dentro de doce meses registra 51.5 puntos (siendo su promedio histórico 52.6). La confianza empresarial muestra un patrón similar. En noviembre de 2013 registró 49.9 puntos, el nivel más bajo de los últimos 45 meses (desde febrero de 2010), mientras que en septiembre de este año se ubicó en 52.7 puntos. Resulta interesante que tanto los consumidores como los empresarios siempre ven mejor la situación de sus hogares o empresas que la del país en general, mientras que también siempre muestran más optimismo acerca del futuro en comparación a la situación actual (tanto para sus hogares como para el país).
Prácticamente todos los indicadores económicos de Estados Unidos muestran mejoría, lo que alimentará nuestras exportaciones a su país. La inversión privada empieza a mostrar una mejoría en su avance, tanto en la construcción como en la adquisición de maquinaria y equipo. A pesar de las medidas fiscales adversas que el gobierno federal impuso a principio del año, se espera que el sector privado aumente sus inversiones en la segunda mitad del año. Por lo tanto, la última lectura de los indicadores económicos muestra mejorías en el consumo de los hogares (aunque todavía sin recuperar totalmente su forma), en la inversión privada y en las exportaciones, junto con una perspectiva de mayor optimismo. Todos estos factores deberán contribuir a un mayor crecimiento económico en el último trimestre de este año y el año próximo. Parece ser que ya se acabó el invierno y se asoma la primavera.
Pero sorprendentemente, el gran ausente de la fiesta es el gobierno: el gasto público real registrada en las cuentas nacionales señala que se ubica actualmente en su nivel más bajo de los últimos 17 trimestres, a pesar de aumentos significativas en la recaudación y la deuda pública.

¿Y tú qué opinas?