El Empleo

Debido al bajo crecimiento económico que hubo en el sexenio de Vicente Fox, no se crearon los empleos suficientes y aumentó la tasa de desempleo.  Como consecuencia, Felipe Calderón no sólo prometió crear más empleos sino convertirse en el Presidente del empleo.  Ahora que estamos cerca de concluir el sexenio, Calderón presume de haber creado más de dos millones de empleos en su sexenio, mucho más que en los seis años de su antecesor.

Como ya se sabe, el sexenio de Fox fue muy mediocre en términos de crecimiento económico.  El promedio sexenal fue apenas 2.15%, que no solamente fue menor al promedio histórico, sino que fue el segundo más bajo de los últimos 74 años.  En los seis años de 2001 a 2006, el número de trabajadores asegurados en el IMSS aumentó tan sólo 946 mil, un promedio menor a 160 mil por año.

Sin embargo, el crecimiento económico en el sexenio de Calderón terminará incluso por debajo del promedio de Fox, ya que si la economía crece 4.0% este año, el promedio anual quedará en 1.99% y será el segundo peor de los últimos 80 años.  Tendríamos que esperar un crecimiento de 5.0% o más este año para que quedara por encima del promedio del sexenio anterior.  ¿Cómo es que con menos crecimiento, Calderón pudo crear más del doble de empleo en su sexenio?

De entrada, los dos millones de empleos de Calderón son engañosos, ya que únicamente 1.3 millones fueron empleos permanentes mientras que los otros 700 mil fueron eventuales.  En el sexenio de Fox hubo una disminución de empleos temporales mientras que se crearon 1.1 millones de empleos permanentes.  Sin embargo, la comparación de empleos eventuales realmente no se válido ya que hubo un cambio en la metodología en diciembre de 2003 que resultó en una disminución de 650 mil empleos temporales.  Por lo mismo, resulta mejor compara sólo los empleos permanentes y la distancia se acorta bastante.

En segundo lugar, la utilización de los registros administrativos del IMSS para la contabilización de empleos en el país no es una buena práctica.  Si consideramos que el INEGI calcula que la Población Ocupada es alrededor de 45 millones de personas, mientras que el IMSS tiene 15.7 millones de asegurados (incluyendo eventuales), falta por considerar a 29.3 millones de empleos.  Si consideramos que la encuesta del INEGI arroja como 13 millones de empleos en el sector informal y 4.5 millones en el sector público, todavía falta por considerar alrededor de 12 millones de personas.  El problema es que si no se ubican en el IMSS, el ISSSTE o en el sector informal, ¿Dónde están?  Son demasiados para pensar que todos son profesionistas independientes.  Nuestra hipótesis es que la mayoría son trabajos informales que se ubican dentro del sector formal.  Si esto es cierto, el INEGI necesita presentarnos un panorama más completo de los empleos en el país.  No podemos partir de las cifras del IMSS que sólo representan una tercera parte de los empleos totales en la economía.

En tercer lugar, es absurdo abordar la problemática laboral mediante el número de empleos.  El objetivo central de crear empleos es para disminuir el desempleo, que es uno de los problemas más apremiantes en cualquier economía del mundo.  Por lo mismo, lo que tenemos que hacer es fijarnos en la tasa de desempleo.  Para esto, el mejor indicador es la tendencia de la tasa de desempleo urbano, ya que la tendencia elimina la gran varianza en los datos de un mes a otro y la urbana refleja mejor la problemática macroeconómica.  Debemos recordar que al tener una economía más grande, cada vez necesitamos crear más empleos para mantener (o disminuir) la tasa de desempleo.  Por lo mismo es absurdo comparar la creación de empleos de ahora con la de sexenios anteriores cuando la población y el tamaño de la economía era menor.

Si comparamos la tendencia de la tasa de desempleo urbana de los dos sexenios, resulta que las dos tuvieron comportamientos similares a través de los seis años, pero la de ahora siempre estuvo sistemáticamente por encima de la del sexenio pasado.  El promedio del sexenio de Fox fue 4.4% contra 5.8% en los seis años de Calderón.  En otras palabras, el desempleo en este sexenio se ha mantenido 1.4 puntos porcentuales por encima de la de Fox.

Esto significa que a pesar de que Calderón puede presumir de haber aumentador más el número de asegurados en el IMSS que Fox, no fue suficiente ni siquiera para mantener la misma tasa de desempleo.  En materia laboral fue mejor el sexenio anterior al que estamos por concluir.

¿Qué podemos esperar el próximo sexenio?  ¿Podrá Enrique Peña Nieto encontrar una mejor fórmula para disminuir el desempleo?  De entrada queda claro que lo primero que necesitamos es más crecimiento económico.  El crecimiento promedio del PIB de 2.07% en los doce años del PAN fueron simplemente insuficientes.  Podrá ser importante lograr las reformas estructurales que tanto se comenta, pero realmente lo más importante de todo será tener la suerte de evitar una crisis externa, que es lo que más nos perjudicó en estos años.

Sin embargo, no será suficiente regresar a tasas promedios de 4% a 5%.  En los años en que la economía ha logrado crecer por encima de 4% hemos experimentado tasas de desempleos estables, más no con tendencia a la baja.  Para reducir el desempleo será importante registrar tasas de crecimiento por encima de 6% por un periodo sostenido.  ¿Se podrá?

2 comentarios en “El Empleo”

  1. Muy interesante y sin duda de gran utilidad para muchos economistas y no economistas. Creo que hubiera sido util agregar solamente que el contexto economico mundial ha sido diferente, tanto entre el sexenio de Fox y el de Calderon, como entre las administraciones panistas y las priistas anteriores (las ultimas en terminos de integracion financiera y comercial y del papel de los chinos -que durante las administraciones priistas no era un tema relevante, por ejemplo). la otra, mencionar que si bien hubo mayor empleo y crecimiento en los 80 años anteriores, no se sustentaba en politicas sostenibles. Se podria decir que Calderon tiene un «pretextillo» para no haber cumplido…

  2. Soy economista recien egresada del IPN y encuentro su vision de la actualidad laboral, muy intersante y digerible. Excelente Trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *