La Estacionalidad

Todos los indicadores económicos (o series de tiempo) consisten de cuatro componentes: tendencia, ciclo, estacionalidad y ruido y/o factor aleatorio. Para un buen análisis del cambio de un periodo a otro, es importante entender el papel de cada elemento, ya que de lo contrario podemos atribuirlo a factores equivocados y errar en la trayectoria a futuro. Para el estudio de corto plazo, es decir, para entender las variaciones dentro de un año, distinguir los patrones estacionales es esencial, ya que muchas veces el sube o baja de un indicador se explica mediante estos patrones. De no contar con ajustes estacionales, nos limitamos a estudiar las tasas anuales, que no permiten ver el comportamiento en el margen.

La incursión del INEGI en las estadísticas de corto plazo es relativamente reciente. Prácticamente no existían indicadores económicos de alta frecuencia anteriores a los ochenta, mientras que la mayoría empezaron a surgir en los noventa. Aun así no fue hasta mucho más tarde cuando el INEGI empezó a publicar cifras desestacionalizadas. Sin embargo, ya tenemos más de un década que el INEGI calcula los ajustes para casi todos sus indicadores.

Desde un inicio, el INEGI mostraba escepticismo y suma cautela en entorno a cómo las interpretaría el público. Había mucha confusión y manejo amañado de su presentación. Si el dato desestacionalizado era mejor, se mencionaba primero para tratar de influir en las notas de prensa. Los medios también se volvieron mañosos, enfatizando la tasa que más impacto podría tener (casi siempre negativa).

A pesar del paso de los años, los boletines de prensa del INEGI siguen siendo confusos. Cada vez que mencionan una tasa respecto al periodo inmediato anterior, dicen que es a partir de series desestacionalizadas y cada referencia a una tasa anual, hacen explícito que es con base a la serie original. En momentos explican la tasa acumulada o la tasa ajustada por efectos calendario. Dado que Estados Unidos anualiza muchas de sus tasas, los analistas tienen que hablar de otra tasa que no reporta el INEGI. Al final de cuentas, si uno hace un compendio de todas las notas que salen en los medios a partir de un solo boletín, se fácil hacer un ensayo sobre las imprecisiones, los errores y las confusiones. En la televisión dicen que mejoro, en el radio que empeoró, en un periódico confunden el nivel con la tasa y en otro le dicen rango a un porcentaje.

¿Cómo lo hacen en otros países? Es interesante meterse a las páginas del BEA (Estados Unidos) o StatCan (Canadá) para ver cómo reportan las cifras. Después de meternos al BIE (Banco de Información Económica) del INEGI para ver los datos del PIB (donde encontré múltiples series y tasas), me fue primero a la página del BEA. Lo primero que sobresale es que no existen allí series originales del PIB (sin ajustar por estacionalidad). Hay una sola serie del PIB trimestral desestacionalizada, compatible con otra serie anual (donde las cifras anuales son los promedios de los cuatro trimestres) y una sola tasa de crecimiento, que es respecto al periodo inmediato anterior y anualizada. Si alguien quiere sacar una tasa año sobre año (como las nuestras), se calcula a partir de la serie desestacionalizada. Igual, las cifras del año son promedios de las trimestrales.

Después me fui a la página de Statistics Canada, donde igual no hay mención de una serie original del PIB. Esta la serie desestacionalizada y dos tasas de crecimiento: respecto al periodo inmediato anterior (pero sin anualizar) y año sobre año (pero a partir de las cifras ajustadas por estacionalidad. También revisé una página de la OCDE y encontré solo tasas de crecimiento trimestrales sin mención de series originales.

La primera lección para el INEGI es que debería dejar de publicar las series originales de los indicadores y presentar una sola, ajustada por estacionalidad. Todas las tasas que se quieran calcular (anuales, trimestrales, acumuladas, anualizadas, etc.), se harán a partir de una sola serie, tal y como lo hacen nuestros socios comerciales de América del Norte. En sus boletines de prensa deberían dejar de mencionar cada rato que los datos son originales o ajustados y en su lugar colocar una nota de pie de página que diga discretamente que todas las series del INEGI son ajustadas por estacionalidad. Para los iniciados, se podría poner una sección especial en el BIE para las series originales, pero aparte, alejado de los medios.

Empecemos a simplificar para evitar más confusiones.

1 comentario en “La Estacionalidad”

  1. me parecio muy interesante su articulo, efectivamente cuando se publican las cifras básicas que indican como se ha comportado la economía tratan de confundir para el beneficio del comentario politico, para que la población no pueda analizar con exactitud cómo va nuestra economía, felicidadez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *