Revuelo en el INEGI

A estas alturas, la noticia la conocen todos. El viernes pasado, el INEGI divulg贸 los resultados correspondientes al M贸dulo de Condiciones Socioecon贸micas (MCS) de 2015, que son usados por el Consejo Nacional de Evaluaci贸n de la Pol铆tica de Desarrollo Social (Coneval) para la medici贸n multidimensional de la pobreza. Resulta que introdujo cambios en los criterios para la captaci贸n y verificaci贸n de los datos, de tal forma que ya no sea comparable la informaci贸n con a帽os anteriores. Pero posiblemente lo que m谩s controversia caus贸 fue que las modificaciones implican una aparente mejor铆a notable en la pobreza, sin fundamento, sin consulta y sin debate, que hicieron vibrar hasta los cimientos la propia autonom铆a del INEGI. Peor a煤n, en la conferencia que dio el Presidente del INEGI, se le pregunt贸 que va ser el Coneval para la estimaci贸n de la pobreza intertemporal; respondi贸 que habr铆a que preguntarle a Coneval, b谩sicamente deslind谩ndose de la responsabilidad del da帽o hecho. En ese momento, no me qued贸 claro si Santaella estaba consciente del error que estaba cometiendo.

Qued贸 clar铆simo la molestia de Coneval. No tard贸 en emitir su posicionamiento, acusando al INEGI de incongruente, resaltando la falta de transparencia y planeaci贸n. Dijo que el INEGI actu贸 de forma unilateral, sin el debido debate t茅cnico y justificaci贸n. La consecuencia es una ruptura en la evoluci贸n hist贸rica de las mediciones de pobreza. Los tuits del Secretario General de Coneval causaron un verdadero revuelo al expresar su enojo. Todos los medios hablan del tema, en reportajes a ocho columnas, en editoriales, columnas, sin menospreciar la convulsi贸n en los medios sociales. Incluso, ya aparecen peticiones mediante change.org para la rectificaci贸n de la informaci贸n.

He sido un INEGI 鈥watcher鈥 desde hace d茅cadas. Mi pasi贸n por los datos y por los indicadores me han llevado a admirar y querer al instituto. He aplaudido cambios y mejor铆as, al igual que he criticado muchos aspectos, siempre con el af谩n de ser un cr铆tico constructivo. Sin embargo, no me acuerdo que el INEGI haya procedido antes de tal forma, que generara tanta sospecha y que haya gestado un golpe tan severo a su credibilidad. 驴Simple ingenuidad de un nuevo presidente sin experiencia? 驴Cumplimento de una agenda preestablecida y cargada con su llegada?

En diciembre del a帽o pasado (mi茅rcoles, 2 de diciembre) escrib铆 en esta columna un art铆culo titulado 鈥淗umo Blanco para INEGI鈥. En su momento, hab铆a mucha preocupaci贸n en torno a la designaci贸n de su pr贸ximo presidente. Algunos esperaban que la SHCP impusiera un t铆tere como ocurri贸 en la Funci贸n P煤blica, o bien, alguien muy allegado a la administraci贸n federal actual. El miedo extremo era que el INEGI se convirtiera en una especie de INDEC de Argentina, que inventa sus datos para acomodar los gustos del gobierno, o en un INE de Venezuela que simplemente dej贸 de publicar informaci贸n inc贸moda. Al conocer la designaci贸n, comentamos que Santaella ten铆a los grados acad茅micos necesarios y algo de experiencia relacionada a algunas funciones propias del INEGI, pero que tendr铆a que enfrentar una curva de aprendizaje importante. No obstante, lo que m谩s preocupaba era su experiencia y habilidad pol铆tica para las negociaciones, decisiones importantes y situaciones propias de la autonom铆a. En su momento, le dimos el beneficio de la duda, esperando que fuera un excelente presidente.

No me queda claro que motiv贸 al INEGI a proceder de esta forma. Tengo que confesar que me qued茅 estupefacto al escuchar la noticia. Me gustar铆a pensar que fue un error relacionado a la falta de experiencia pol铆tica y no resultado de una agenda que negoci贸 antes de su llegada. Todav铆a creo en el INEGI, en su proyecto, en sus indicadores y todo lo que queda por hacer.

No hay duda del da帽o hecho. Por lo pronto, vamos a ver c贸mo va lidiar con lo acontecido y reparar el golpe a su credibilidad. En diciembre, dijimos que seguir铆amos con las cr铆ticas constructivas, observaciones pertinentes y vigilancia permanente. Ya quem贸 su primer cartucho y redujo gravemente sus grados de libertad para m谩s equivocaciones. Por el bien del INEGI y del pa铆s, no voy a retirarle el beneficio de la duda. Sin embargo, ahora creo que todos estaremos mucho m谩s atentos, mucho m谩s exigentes y mucho m谩s demandantes.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.