El Debate del Crecimiento

Este viernes (23 de mayo) el INEGI dará a conocer el crecimiento de la actividad económica del primer trimestre del año. Se espera que la tasa del PIB respecto al trimestre anterior no sea muy diferente que la de 0.18 por ciento que se reportó para el cuarto trimestre del año pasado, que debería traducirse en una tasa anual superior al 2 por ciento. Dado que la tasa anual del último trimestre de 2013 fue 0.7 por ciento, en principio se pudiera interpretar como una mejoría. Sin embargo, debemos de tener mucha cautela en interpretar estos números, en especial, porque la SHCP ha buscado en forma desesperada convencernos de que la economía va en buen camino.

El problema fundamental es que la tasa de crecimiento anual del PIB del primer trimestre presentará un sesgo positivo por el efecto que presenta el cambio de calendario de la Semana Santa (lo cual comentamos aquí hace cuatro semanas). Dado que la Semana Santa este año fue en abril, mientras que en 2013 fue en marzo, los cuatro trimestres que comprenden el periodo de medición (del segundo trimestre de 2013 al primero de 2014) no contienen la Semana de asueto. Esto significa que la tasa anual que informará el INEGI contendrá un número mayor de días hábiles, lo que dará la ilusión de mayor crecimiento de lo que realmente hubo.

Lo primero que debemos hacer es fijarnos cómo maneja este sesgo el propio INEGI. Será su responsabilidad manejar la noticia correctamente, sin manipulaciones. Esto significa que tendrá que otorgarle más importancia a la tasa corregida por efectos de calendario y Semana Santa que a la tasa anual original. De hecho, el INEGI tendrá que explicar en el primer párrafo de su Boletín de Prensa por qué no se puede utilizar la tasa original. Sin no lo hace, reflejará un trato político favorable al gobierno y lejos de lo que debería ser su autonomía.

Esta manipulación de la información lo vimos en el Comunicado de Prensa 042/2014 del 12 de mayo de la SHCP. Con el afán de mostrar que la economía va por buen camino, la SHCP informó que la actividad industrial creció 3.4 por ciento en marzo y la producción manufacturera 6.8 por ciento. Sin embargo, no menciona que estas tasas se alcanzaron por el sesgo positivo de la Semana Santa y no por una mejoría per se en la actividad económica. La misma tasa anual de 3.4 por ciento se convierte a una negativa (-0.1 por ciento) al corregir por los efectos de calendario, mientras que la tasa de 6.8 por ciento se reduce a una de apenas 2.0 por ciento.

En el mismo boletín de prensa, la SHCP anuncia que las ventas totales de las tiendas afiliadas a la ANTAD crecieron 3.2 por ciento en abril. Sin embargo, no da a conocer la verdadera noticia, que las ventas de enero-abril de este año cayeron 0.2 por ciento. Esta es la primera vez en los 30 años desde que existen datos del ANTAD que se ha reportado una tasa negativa para un periodo similar. Esto significa que las ventas de estos cuatro meses fueron peores a los momentos más negros de nuestra historia, como los de la década perdida de los ochenta, la crisis de 1995 o la gran recesión de 2009.

Las menores ventas de la ANTAD reflejan la disminución en el ingreso de las familias. Pero peor aún, ante las dificultades para mantener su consumo, las cifras apuntan a que acudieron a alternativas más baratas (mercados informales). La ANTAD reporta que las disminuciones más pronunciadas se encuentran en las tiendas que venden abarrotes y bienes de primera necesidad. Aparentemente, los hogares no están comiendo menos, sino más bien canalizando sus compras a lugares que representan opciones más baratas, ya que no pagan impuestos ni ofrecen a sus empleados las presentaciones que marca la ley.

La economía tuvo un desempeño verdaderamente malo en el primer año de este gobierno. En vez de aplicar una política fiscal verdaderamente contracíclico para 2014, la SHCP aumentó impuestos, aplicó medidas que disminuyeron el ingreso personal disponible de los hogares e introdujo cambios que desincentivaron la inversión privada. Para tapar los errores cometidos, ahora quiere mostrar que la actividad económica va por buen camino. Sin embargo, si quiere que pensemos que la economía ha mejorado este trimestre sin admitir que la tasa es mayor por tener un mayor número de días hábiles, ¿cómo va explicar una tasa menor en el segundo trimestre cuando el sesgo sea negativo por contener menos días laborables?

En dos días conoceremos el dato del PIB. Ya con información dura, la SHCP tendrá que revisar su proyección de crecimiento del año. Será divertido ver cómo lo justifica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *