El Tipo de Cambio Fix

Hablamos cotidianamente del tipo de cambio como si el precio en pesos de un dólar fuera uno solo, igual en todos los mercados y regiones del país. Sin embargo, vemos cotizaciones distintas en un momento dado por todos lados. Si nos vamos al aeropuerto para cotizar el dólar, de entrada, vemos que hay precio a la venta y a la compra. Pero si tomamos nota de los precios en cada casa de cambio, encontramos no solamente diferencias en muchas que están una al lado de otra, sino cotizaciones que pueden variar por montos significativos. La razón es que es un mercado relativamente pequeño que se rige de la interacción de la oferta y la demanda del momento. Esto significa que si llega un avión de Miami llena de turistas y todos van a la misma casa de cambio para vender sus dólares, a esa casa en particular va a tener un exceso de oferta. Inmediatamente bajará su precio para vender su exceso, sin importar mucho el precio en las casas contiguas. En otras palabras, es un micro mercado muy competitivo, cuya dinámica no está totalmente ligado a otros mercados.

Si vamos a la página del Banco de México, encontramos cotizaciones para solventar obligaciones denominadas en dólares y tipos de cambio interbancarios de compra y venta de apertura, cierre, máximo y mínimo. Incluso, si buscamos series históricas, encontramos que existen precios preferenciales, generales, del “mex-dólar”, ordinario, controlado, controlado de equilibrio, especial, techo de la banda y libre, todos para la adquisición del dólar. Finalmente, encontrarán una serie única, con una cotización diaria del 19 de abril de 1954 a la fecha de hoy. Para construir esta serie, el Banco tomó el tipo de cambio fijo que operaba en el país desde abril de 1954 hasta el 31 de agosto de 1976; después el tipo para operaciones en billete (promedio entre compra y venta); posteriormente el tipo de cambio general; después el ordinario y el libre hasta llegar al 11 de noviembre de 1991. A partir de esa fecha se utiliza lo que el Banco denomina el “Fix” en su fecha de determinación, que es el tipo de cambio más representativo del mercado.

El Fix es determinado todos los días por el Banco de México mediante un promedio de cotizaciones del mercado de cambios al mayoreo para operaciones liquidables al segundo día hábil bancario siguiente. Estas cotizaciones se obtienen de plataformas electrónicas de transacción cambiaria que son representativas del mercado y que representan más del 80 por ciento de todas las transacciones de dólares que se realizan en el país. El Banco da a conocer el Fix todos los días hábiles bancarios a las 12:00 del día y se publica un día después en el Diario Oficial de la federación. Lo más importante de esta cotización es que es la referencia para solventar obligaciones denominadas en dólares, liquidables en la República Mexicana. En otras palabras, es lo más cercano que tenemos al tipo de cambio “oficial”.

El Fix llegó a 19.1754 pesos por dólar el 11 de febrero de este año, lo que había sido hasta entonces su máxima cotización. En los siguientes días la Comisión de Cambios anunció que suspendía las subastas diarias de dólares e vendió al mercado en forma discrecional 2 mil millones de dólares. Al mismo tiempo, el Banco de México anuncio fuera de calendario un aumento de 50 puntos base en la tasa de política monetaria.  El conjunto de medidas funcionó para despresionar la moneda y la cotización inició una tendencia a la baja hasta llegar a 17.1767 hacia finales de abril.

No obstante, las medidas anteriores fueron temporales e insuficientes para contrarrestar los factores más de fondo. Por lo mismo, en las primeras semanas de mayo el Fix se regresó a niveles por encima de 18.50 y desde entonces ha fluctuado entre 18 y 19 pesos por dólar. En el muy corto plazo, preocupan las posibilidades crecientes de que Trump sea el próximo presidente de Estados Unidos y la decisión de la Reserva Federal en torno a su tasa de interés. Esto ha llevado a que se registrara un nuevo máximo histórico el jueves pasado y que siga subiendo al inicio de este para ya estar por arriba de 19.60. Puede volver a bajar un poco en las siguientes semanas, pero las probabilidades de sobrepasar 20 pesos ya pronto son cada vez mayores. Desafortunadamente, la tendencia de mediano plazo es hacia un peso todavía más débil. Si llegara a ganar Trump, peor aún.

¿Y tú qué opinas?