Empieza 2014 Flojo

El Indicador IMEF Manufacturero registró en enero un descenso de 0.7 puntos respecto al mes anterior, para ubicarse en 49.7 puntos. Este nivel se ubica ligeramente por debajo del umbral de 50 puntos y es consistente con un sector manufacturero estancado. El mismo Indicador, ajustado por el tamaño de empresas que fueron encuestadas, disminuyó 0.1 puntos respecto a diciembre y se encuentra en 50.6 puntos. La diferencia señala que las empresas medianas y pequeñas fueron más afectadas que las grandes, una característica que aparenta estar relacionada con los efectos nocivos de la Reforma Fiscal.

Afortunadamente no todo fue fueron noticias malas, ya que el Indicador IMEF No Manufacturero reportó un incremento de 0.3 puntos, para llegar a 53.5 puntos y acumular cuatro meses consecutivos al alza. Esto significa que a diferencia de las actividades secundarias, las terciarias (comercio y servicios) parecen seguir una ruta de recuperación que se inició a comienzos del cuatro trimestre del año pasado.

Los Indicadores que da a conocer el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) pertenecen a la familia de indicadores de difusión, que se construyen mediante cinco preguntas sobre producción, nuevos pedidos, empleo, entregas e inventarios y son equivalentes a los que difunde el Instituto de Gerentes de Compra (ISM) en Estados Unidos. Se caracterizan por ser muy oportunos (se reportan el primer día hábil de cada mes) y dan una idea clara del rumbo de la economía.

El IMEF empezó a calcular estos indicadores a partir de 2004, pero no fue hasta 2007 cuando anticiparon oportunamente la debilidad de la economía y en 2008 cuando fueron los primeros en señalar que estábamos en recesión, que se convirtieron en indispensables para el análisis de la coyuntura mexicana. A diferencia del Indicador IPM que construyen conjuntamente el INEGI y Banxico, el Indicador IMEF Manufacturero captó perfectamente bien la debilidad de la actividad económica del primer semestre del año pasado.

El Indicador IMEF Manufacturero capta el desempeño de las exportaciones no petroleras, que son el motor principal de crecimiento de la economía mexicana. Aunque señaló una mejoría relativa en la segunda mitad del año pasado respecto al semestre anterior, el Indicador muestra que continua el poco dinamismo del sector y por tanto, la economía mexicana sigue prácticamente estancada.

En cambio, el Indicador IMEF No Manufacturero refleja el desempeño de la economía interna, donde el comercio y los servicios representan alrededor de dos terceras partes de la actividad económica. A partir de agosto de 2013, cuando el Indicador de las actividades terciarias tocó el umbral de 50 puntos, los servicios han mostrado una lenta pero segura recuperación. En especial, destaca el comportamiento dinámico de los nuevos pedidos, que refleja el comportamiento adelantado de la economía interna.

Estos indicadores varían en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 representa el umbral entre una economía en expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50). En principio, cuando el índice se encuentra por encima del umbral, un aumento se interpreta como señal de mayor dinamismo. Entre más arriba de 50 se ubica, mayor es la posibilidad de que la actividad económica esté creciendo  a una tasa mayor. En cambio, cuando el índice se encuentra por debajo de los 50 puntos, es probable que la economía se encuentra estancada o en contracción. Aunque todavía no contamos con suficiente información histórica para determinar el punto a partir del cual podemos decir que la economía se encuentra en una recesión, los datos sugieren que podría ser a partir de los 47 o 48 puntos.

Por la naturaleza de los índices de difusión, no podemos inferir de los niveles de estos indicadores las tasas de crecimiento de sus respectivos sectores, sino únicamente las tendencias, es decir, hacia arriba o abajo y a menor o mayor velocidad. Ejemplos de otros índices de difusión que produce el INEGI son los indicadores de confianza del consumidor y del productor, el índice agregado de tendencia, el indicador de pedidos manufactureros y el índice de percepción de seguridad pública. Estos indicadores siempre serán los primeros que se den a conocen, a veces hasta casi dos veces de anticipación que los indicadores de datos duros, como podría ser la producción industrial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *