Articulos sobre la economía Mexicana
Header

Alejandro Díaz de León

agosto 3rd, 2017 | Posted by Jonathan Heath in Coctelería | Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en Alejandro Díaz de León)

Ya calificamos a Meade y Videgaray como candidatos potenciales con base en una lista de diez características que debería tener un gobernador ideal del Banco de México (Reforma, 5 de julio). Ahora toca a Alejandro Díaz de León, actual Subgobernador del Banco. Cuando fue nombrado miembro de la Junta, muchos analistas especularon que su llegada era para eventualmente sustituir a Agustín Carstens. Sin embargo, creo que nunca fue parte de la lista que EPN tiene bajo consideración.

Al igual que los candidatos anteriores, Alejandro cumple con los requisitos legales que marca la Ley. Es mexicano por nacimiento sin otra nacionalidad, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene 47 años), goza de reconocida competencia en materia financiera y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. Ha desempeñado varios puestos en sus 16 años que pasó en el Banco de México, fue Vocal Ejecutivo en PENSIONISSSTE, titular de Crédito Público en SHCP, Director General de Bancomext y ahora, Subgobernador del Banco de México desde el primero de enero de este año. En cuanto a su evaluación de las diez características que buscamos:

1.- Es economista de profesión (ITAM) con maestría en Administración Pública y Privada del School of Management de la Universidad de Yale. Aunque no tiene estudios doctorales y su posgrado no es en economía, muchos de los conocimientos necesarios los ha adquirido con experiencia (calificación 9).

2.-  Su formación es ortodoxa, al estudiar en el ITAM y en Yale, universidad de alto prestigio de Estados Unidos. Fue excelente estudiante, ya que obtuvo mención honorífica y premio por excelencia académica (calificación 10).

3.- Tiene amplia experiencia en funciones alrededor del banco central, como analista del mercado de valores, del sistema financiero, de análisis macrofinanciero y macroeconómico y finalmente como Director de Estudios Económicos en áreas de estabilidad bancaria, productos y estadísticas financieras, así como en inflación. En adición, tiene experiencia en financiamiento público y en el sistema financiero (calificación 10).

4.- Tiene amplio conocimiento de mercados, tanto nacionales como internacionales y domina la interrelación entre la estabilidad financiera y la tradicional estabilidad monetaria. Negoció varias colocaciones de deuda y diseño operaciones ventajosas para disminuir perfiles y costos de deuda. (calificación 10).

5-. Aunque ha mostrado tener cierta capacidad de liderazgo por los puestos que ha ejercido, no queda claro que tenga el carácter fuerte e independiente necesario para el puesto. Algunos alegan (aunque nunca se sabe bien por falta de transparencia en las minutas), que sus votaciones en las Juntas de Gobierno casi siempre son de un sí incondicional a favor del Gobernador. Pero lo más importante es la duda de si tendrá la capacidad y habilidad para tomar decisiones aisladas de los intereses políticos (calificación 6).

6.- No es político ni miembro de algún partido político. No hay mostrado preferencias abiertas por algún partido o político en funciones. No obstante, ha mostrado ser hasta ahora un soldado, que sirve al jefe que le pongan (calificación 9).

7.- Trabajo 16 años en el Banco de México en diferentes puestos y ahora lleva este año como Subgobernador. El haber hecho carrera dentro de las estructuras del Banco es uno de sus fortalezas (calificación 10).

8.- Aunque no es pariente, compadre o amigo personal del presidente, es muy cercano a Meade y a Videgaray desde que fueron compañeros en el ITAM. También se sabe que siempre tuvo la protección e impulso de Agustín Carstens, que podría mantener su influencia sobre las decisiones de la Junta desde fuera. Estas relaciones no son óptimas para consolidar una autonomía institucional (calificación 7).

9.- No es una persona con alto perfil, por lo que no es muy conocido por muchos segmentos de la sociedad. Parece tener una postura neutral (ni a favor ni en contra) de la mayoría de los partidos de oposición, legisladores y medios de comunicación (calificación 8).

10.- No es muy conocido en el exterior, por lo que no podemos afirmar que goza de prestigio internacional, aunque su perfil podría ser de aceptación (calificación 8).

La calificación final de Alejandro Díaz de León es de 8.7, lo cual lo coloca como buen candidato (sin ser excelente) para el puesto de Gobernador del Banco de México. La semana entrante toca a Manuel Ramos Francia.

Después de proponer una lista de diez características que debería tener un gobernador ideal del Banco de México (Reforma, 5 de julio), la semana pasada calificamos a José Antonio Meade como candidato potencial para el puesto. En esta ocasión toca a Luis Videgaray Caso, actual Secretario de Relaciones Exteriores.

Luis Videgaray cumple con todos los requisitos legales que marca la Ley del Banco de México. Es mexicano por nacimiento sin otra nacionalidad, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene 48 años), goza de reconocida competencia en materia financiera y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. De su experiencia relevante está haber trabajado como director de Protego (empresa de Pedro Aspe), como Secretario de Finanzas del Estado de México, Diputado Federal y Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública y como Secretario de la SHCP y de Relaciones Exteriores.

1.- Es economista de profesión (ITAM) con doctorado en Economía de la Universidad Massachusetts Institute of Technology, conocida como MIT (calificación 10).

2.-  Su formación es ortodoxa, al estudiar en el ITAM y en MIT, universidad de alto prestigio de Estados Unidos. Los temas de su tesis, tanto de licenciatura como de doctorado, fueron en temas relacionados a las finanzas públicas (calificación 10).

3.- No tiene experiencia en funciones alrededor del banco central, sino más bien en materia de finanzas, tanto privada como pública. Su experiencia principal es en la política, en temas de presupuestos, negociaciones y ahora (que admite que empieza como novato) en temas de relaciones y comercio exterior (calificación 6).

4.- Tiene conocimientos de mercados, tanto nacionales como internacionales y entiende la interrelación entre la estabilidad financiera y la tradicional estabilidad monetaria, aunque se limita a su experiencia en SHCP y al presidir el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (calificación 8).

5-. Es una persona de carácter fuerte y tiene plena capacidad de liderazgo. Sin embargo, ha mostrado ser soberbio y arrogante, a tal grado que no escucha a críticas al pensar que todo lo sabe. Se ha involucrado en por lo menos dos escándalos, el caso Monex en la campaña presidencial y en la compra de bienes raíces en Malinalco. Es miembro del PRI desde joven y ha mostrado poner primero los intereses políticos de su partido y del presidente, por lo que se podría cuestionar su habilidad para tomar decisiones aisladas de los intereses políticos (calificación 5).

6.- Es 100 por ciento político, miembro del PRI desde 1987 como parte del Frente Juvenil Revolucionario. Fue Presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en el Estado de México. Tiene claras aspiraciones para ser candidato del PRI a la presidencia o Gobernador de algún estado (calificación 5).

7.- Nunca ha transitado por el Banco de México, salvo en asistir a las Juntas de Gobierno cuando era Secretario de SHCP (sin voto). Ha pasado por varios puestos de la burocracia, con experiencia genérica de un funcionario público, pero nunca en temas cercanas al banco central (calificación 6).

8.- Después de trabajar muchos años muy cercanos a Enrique Peña Nieto, podríamos decir que es amigo personal o por lo menos uno de los asesores más cercanos del presidente. Podríamos pensar que su designación pondría en riesgo la consolidación de una autonomía institucional (calificación 5).

9.- Es una persona controversial, no muy aceptado por (algunos) partidos de oposición, legisladores y medios de comunicación. Sus controversias de Malinalco y de haber invitado a Trump a México, le ha creado cierta enemistad en algunos círculos (calificación 6).

10.- Tiene aceptación y reconocimiento en el exterior, primero como Secretario de SHCP y ahora como Secretario de Relaciones Exteriores. Recibió el premio de “Deal of the Year”, otorgado por la Revista Latin Finance cuando era Secretario de Finanzas del Estado de México y el premio de “Secretario de Finanzas del año”, otorgado por la Revista The Banker cuando empezaba en SHCP. Aparentemente, la comunidad internacional y en especial la financiera, verían con buenos ojos su designación (calificación 10).

La calificación final de Luis Videgaray Caso es de 7.1, lo cual no lo coloca como buen candidato para el puesto de Gobernador del Banco de México. La semana entrante toca a Alejandro Díaz de León.

La semana pasada propuse una lista de diez características que debería tener un gobernador ideal del Banco de México, en una actualización del mismo ejercicio que hice hace 20 años. En aquella ocasión, califique a Francisco Gil Díaz (9.5), Jesús Marcos Yacaman (9.25), José Julián Sidaoui (9.0), Guillermo Ortiz Martínez (8.5), Eduardo Fernández (7.5) y Carlos Ruiz Sacristán (6.9). Al final, vimos que no fue designado el mejor calificado, aunque terminó haciendo excelente labor. Al escoger los candidatos a calificar en esta ocasión, empecé por los más mencionados y después por los más obvios (como actuales subgobernadores). Sin embargo, también incluyó uno o dos no muy mencionados, pero si bien calificados.

En esta ocasión empiezo con calificar al actual Secretario de SHCP, José Antonio Meade Kuribreña. De entrada, cumple con todos los requisitos legales al ser mexicano por nacimiento sin otra nacionalidad, no tiene más de 65 años cumplidos (tiene 48 años de edad), goza de reconocida competencia en materia Financiera y ha ocupado cargos de alto nivel relevantes por más de cinco años. De su experiencia relevante está la de Consar, IPAB, Financiera Rural, Director General de Banca y Ahorro en SHCP, subsecretario del Ramo y Secretario de SHCP. No ha sido sentenciado por delitos intencionales o inhabilitado para ejercer en el servicio público o el sistema financiero mexicano.

1.- Es economista de profesión (ITAM) con mención honorífica y también abogado (UNAM), con doctorado en Economía de la Universidad de Yale (calificación 10).

2.-  Su formación es ortodoxa, primero al estudiar en el ITAM y Yale y segundo, lo ha demostrado a través de su carrera profesional. La Universidad de Yale (junto con Harvard, Princeton, Pennsylvania, Columbia, Brown, Dartmouth y Cornell) pertenece al grupo de universidades conocidas como “Ivy League”, que se distinguen por su excelencia académica del más alto nivel en los Estados Unidos (calificación 10).

3.- No tiene experiencia directa en funciones específicas de banca central, pero sí en funciones cercanas y en banca en general. También tiene experiencia en funciones de política económica diferente a la monetaria derivada de su trabajo en Consar, IPAB, Banrural, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social y en especial en la SHCP (calificación 8)

4.- Tiene los conocimientos necesarios de mercados, tanto nacionales como internacionales y domina la interrelación entre la estabilidad financiera y la tradicional estabilidad monetaria, mediante su experiencia en SHCP y en especial al presidir el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (calificación 9).

5-. No hay duda de que tiene plena capacidad de liderazgo, pero no queda claro su independencia y habilidad para tomar decisiones aisladas de los intereses políticos. No necesariamente hay objeción por venir de SHCP, ya que tanto Ortiz como Carstens hicieron trabajo excelente al frente del Banco. Pero sí tiene una gran mancha en el manejo del caso de Paloma Merodio para la Junta de Gobierno del INEGI (calificación 5).

6.- Tiene mucha habilidad política, sin pertenecer a ningún partido político. Ha trabajado con presidentes del PAN y del PRI. Sin embargo, aspira ser candidato del PRI a la presidencia, lo cual pone este punto en un contexto muy diferente (calificación 6).

7.- Nunca ha transitado por el Banco de México, salvo en asistir a las Juntas de Gobierno (sin voto). Ha pasado por muchos puestos de la burocracia, con experiencia genérica como la mayoría de los funcionarios públicos (calificación 7).

8.- No es pariente, compadre o amigo personal del presidente, como para pensar que su designación pondría en riesgo la consolidación de una autonomía institucional (calificación 9).

9.- Es una persona con aceptación nacional y hasta cierto punto, de aceptación de (algunos) partidos de oposición, legisladores y medios de comunicación (calificación 8.5).

10.- Al haber pasado dos veces por la SHCP y por la Secretaría de Relaciones Exteriores, podemos decir que goza de una aceptación internacional. No hay duda de que la comunidad internacional y en especial la financiera, verían con buenos ojos su designación (calificación 10).

La calificación final de José Antonio Meade es de 8.25 y lo coloca como candidato medio para el puesto de Gobernador del Banco de México. La semana entrante toca a Luis Videgaray Caso.

¿Recesión?

febrero 15th, 2017 | Posted by Jonathan Heath in Pulso Económico (Reforma) - (Comentarios desactivados en ¿Recesión?)

Como alguna vez dijo Agustín Carstens que “México solo tiene un catarrito”, ahora el Presidente nos dice que no enfrentamos una crisis sino tan solo “un desafío Económico”. ¿Será? Todavía no tenemos datos duros sobre el comienzo del año, pero algunas cifras ya están disponibles.

Empezamos el año con el mayor aumento en el precio de la gasolina en la historia moderna de la “estabilización macroeconómica”. No solamente provocó que la tasa de inflación fuera la más elevada para un mes desde enero de 1999, sino que causó una furia en la población que culminó con manifestaciones, saqueos y disturbios en muchas entidades. De 3.4 por ciento en diciembre, la inflación del consumidor subió a 4.7 por ciento en enero; sin embargo, los precios productor de mercancías y servicios de uso intermedio alcanzó 13.1 por ciento anual, mientras que los de la industria manufacturera registró una tasa de 27.0 por ciento. Estos datos nos hacen anticipar un incremento mucho más pronunciado en la inflación en el año y una merma considerable en el poder adquisitivo de la población.

El tipo de cambio “fix” terminó 2016 en 20.52 pesos por dólar; pero en los primeros once días del año subió a 21.91 pesos. El nivel implica un aumento de 49.6 por ciento en dos años y 68.7 por ciento en tres. Aunque ha bajado un poco en las últimas dos semanas, aun así, el tipo de cambio real alcanzado en enero representa el nivel más deteriorado de la moneda desde que inició el régimen cambiario actual. En principio, esto debería llevar a un “boom” en las exportaciones, sin embargo, tuvieron una tasa negativa de crecimiento en 2016 al igual que en 2015. Sabemos que eventualmente habrá un mayor traspaso a la inflación, por lo que las perspectivas de nuestro poder adquisitivo se ven todavía más nublado.

En los primeros días de febrero salieron los indicadores de confianza empresarial y del consumidor, caracterizados por un desplome generalizado. En el caso de la del consumidor se registró el mayor nivel de pesimismo en toda la historia del indicador, muy por debajo de su peor momento en la Gran recesión de hace ocho años. Lo que más preocupa al consumidor (y al empresario) es la situación actual y futura de la economía del país, pero hubo caídas abruptas en todos los aspectos.

Banxico reaccionó con un incremento de 50 puntos base en su tasa de política monetaria, para llegar a 6.25 por ciento. Uno de los pocos aspectos de la economía que tuvo buen desempeño en los dos últimos años fue el consumo de los hogares, alimentado en buena medida por el crecimiento real del crédito. Sin embargo, con un incremento acumulado de 325 puntos base (más lo que nos espera en los siguientes meses), nos hace pensar que el consumo empezará a desacelerarse, ya que, entre el incremento en los precios y el encarecimiento del crédito, los hogares no podrán sostener su ritmo de compra de los bienes y servicios.

Uno de los primeros indicadores que ya reflejan esta desaceleración anticipada son las ventas reales reportadas por la ANTAD en enero. La tasa anual de ventas a tiendas totales creció apenas 2.1 por ciento, comparada con una tasa de 8.6 por ciento en enero del año pasado. Sin embargo, preocupa todavía más la expectativa de crecimiento de la ANTAD para todo el año de apenas 1.2 por ciento, comparado con el observado de 6.8 por ciento en 2016 y 7.3 por ciento de 2015.

Finalmente tenemos los Indicadores IMEF sobre el desempeño manufacturero y no manufacturero (comercio y servicios) de enero. Ambos indicadores se ubican por debajo del umbral de 50 puntos, que es consistente con una desaceleración económica. Pero en especial, llama la atención el No Manufacturero, ya que las actividades terciarias han sido de lo poco que ha producido crecimiento en el país. El nivel de este indicador se ubica en 47.1 puntos, su nivel más bajo observado fuera de los años de la Gran Recesión, mientras que su subíndice de nuevos pedidos registró un mínimo de 42.9 puntos, ya consistente con un entorno de recesión.

No hay muchos más datos que estos mencionados y no podemos aventurar un análisis completo a partir de una sola observación. Sin embargo, todos estos indicadores apuntan a una situación de crisis o de recesión y no simplemente de un pequeño desafío. Podemos tener todavía la ilusión de que enero tuvo un comportamiento aberrante y que empezaremos a mejorar a partir de febrero. ¿Ustedes lo creen?